.


Luis Mariano Montemayor: “Creo que tenemos que tomar en serio el tema de la paz”

  • El Nuncio apostólico de Colombia ha expresado su profunda preocupación por los líderes sociales y el tema de Venezuela, porque “los primeros en sufrir las consecuencias serían los colombianos”
  • Tanto el Estado como la sociedad civil deben “aportar en este proceso de salvaguardar la vida de los líderes sociales”

El nuncio apostólico de Colombia, Luis Mariano Montemayor, ha expresado su preocupación por el tema de la paz en el país ante lo cual ha pedido a los ciudadanos y a la comunidad internacional a no ser indiferentes, porque “Colombia no puede seguir en esta violencia extrema de la eliminación del adversario y de quien piensa diferente, el trabajo de una mentalidad inclusiva es esencial. O nos salvamos todos o nos hundiremos todos”.

Estas declaraciones las hizo durante su participación IX Encuentro de la Red de Universidades Católicas, realizado en la ciudad de Tunja, capital del departamento de Boyacá, en el que además aprovechó para referirse al tema de Venezuela, del cual advierte evitar a toda costa una guerra civil,  porque “los primeros en sufrir las consecuencias serían los colombianos”. Tal como lo ha reseñado la Conferencia Episcopal en su portal.

Salvaguardar a los líderes sociales

Asimismo el prelado ha dicho que el Estado debe proteger a los ciudadanos, pero al mismo tiempo ha pedido a la sociedad civil “aportar en este proceso de salvaguardar la vida de los líderes sociales”, quienes en los últimos dos años han sido perseguidos, amenazados y asesinados.

En un fuerte llamado al Estado y a la sociedad ha dicho: “Creo que tenemos que tomar en serio el tema de la paz, porque el tema de la paz no es opcional”. Al mismo tiempo ha advertido ante el incremento de fuerzas organizadas y criminales se deben combatir con eficacia, bajo el apoyo de la comunidad internacional.

Prudencia y paciencia

En cuanto al tema venezolano, el nuncio ha manifestado estar atentos ante las masas de migrantes que pueden huir de frentes de guerra: “yo viví eso en la República Democrática del Congo y sé cómo es” en referencia a la agudización de la crisis migratoria que pudiera sobrevenir ante el empeoramiento de las condiciones de vida en el país vecino.

En un claro llamado a los altos funcionarios del gobierno que están al frente de este asunto ha señalado la importancia de adoptar iniciativas que no empeoren los problemas: “parémonos con paciencia, porque este es un problema que vamos a cargar por mucho tiempo”.

La Iglesia en fronteras

Finalmente ha destacado la tarea de acompañamiento que realiza  la Iglesia colombiana en las zonas fronterizas como el caso de la diócesis de Cúcuta, a través de la casa de paso la Divina Providencia entrega 12 mil almuerzos diarios a los refugiados.

“Mil almuerzos en Arauca, quinientos en Valledupar y así en otras zonas del país; no son los únicos también el sector empresarial está apoyando”, concluyó.

Foto Fundación Juan Castellanos

Noticias relacionadas
Compartir