.


El suplemento femenino del Vaticano Donne Chiesa Mondo echa el cierre con la dimisión de Lucetta Scaraffia y todo su equipo

Presentación en Roma del suplemento mensual femenino de L'Osservatore Romano, Donne Chiesa Mondo

Donne Chiesa Mondo, el suplemento femenino del Vaticano, echa el cierre de forma precipitada. La directora Lucetta Scaraffia y su equipo de 11 mujeres han renunciado tras cerrar el número de abril de 2019. “Después de siete años, notamos que ya no se dan las condiciones para continuar nuestra colaboración con L’Osservatore Romano”, explica en el editorial de la última edición Scaraffia.

“La publicación mensual nació de una iniciativa de mujeres autónomas, llevada a cabo por un grupo de mujeres que se habían unido a lo largo de los años y que había sido aprobada y apoyada por dos papas, Benedicto XVI y Francisco. Para el Vaticano fue una nueva experiencia por su autonomía, recompensada por la atención y el interés de la publicación mensual en español de Vida Nueva, en francés de La Vie y en inglés publicada online”, explica la directora en su texto.

Una vuelta al pasado

Sin embargo, Scaraffia remarca que “esta línea no ha encontrado el apoyo del nuevo director de L’Osservatore Romano –Andrea Monda–, que apunta más bien a debilitar Donne Chiesa Mondo, lanzando colaboraciones e iniciativas que parecen ser competitivas, con el efecto de poner a las mujeres en contra, solicitar comparaciones abiertas y, por lo tanto, no considera que los miembros del equipo editorial sean de su suficientemente confianza”.

Para Scaraffia, el cambio de tercio en la línea del diario del Vaticano es una vuelta al pasado. “Volvemos a la elección de colaboradores que aseguran la obediencia y renunciamos a toda posibilidad de abrir un verdadero diálogo, libre y valiente entre las mujeres que aman a la Iglesia en libertad. Volvemos a la autorreferencialidad clerical y renunciamos a la parresía que el papa Francisco pide con tanta frecuencia, y en cuya palabra y magisterio nos reconocemos”.

De este modo, “solo podemos declarar nuestro trabajo concluido, a pesar de que todavía hay proyectos abiertos, por ejemplo, la profundización de los cinco sentidos, y artículos encargados e incluso escritos. Pero consideramos que esta elección es necesaria para salvaguardar nuestra dignidad y, por lo tanto, evitar el proceso de desgaste que, lamentablemente, está en curso”.

Noticias relacionadas
Compartir