.


Obispos de Colombia exhortan al Gobierno, a las comunidades y a las organizaciones sociales a avanzar en el diálogo

  • Campesinos, indígenas y afrodescendientes de la región viven situaciones de violencia, desabastecimiento, desempleo y falta de oportunidades, por lo cual piden a las autoridades soluciones concretas
  • La Iglesia se solidariza con las familias afectadas por la violencia y pide a los fieles católicos “incrementar sus oraciones, especialmente en estos días de cuaresma”

Ante el bloqueo de la vía Panamericana por las inconformidades de los pueblos indígenas del Cauca –suroccidente del país–  desde el pasado 10 de marzo y las situaciones de extrema violencia producto del crimen organizado, narcotráfico y enfrentamientos en el Chocó, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) ha manifestado su preocupación por las situaciones que están viviendo las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes en estas zonas.

Oscar Urbina, presidente de la CEC y arzobispo de Villavicencio, y Elkin Álvarez, secretario general y obispo auxiliar de Medellín, en un comunicado han hecho “un llamado al Gobierno Nacional, a las comunidades y a las organizaciones sociales, a avanzar en el camino del diálogo”.

Respuestas concretas a los problemas

A la fecha los intentos de negociación para salir de la crisis a causa de la también llamada minga (protesta) indígena parecen no lograr el ‘humo blanco’, generando pérdidas millonarias y desabastecimiento en ciudades del suroeste del país como Cali, Popayán y  Pasto.

Por ello los prelados han manifestado: “nuestra cercanía a los pastores que acompañan al pueblo de Dios en estas regiones, y a todas las personas que están sufriendo por la violencia, el desabastecimiento, el desempleo y la falta de oportunidades para alcanzar una vida digna”.

En cuanto al papel de las autoridades es preciso –han dicho los obispos– “encontrar respuestas concretas, superar estas problemáticas y encaminar a las comunidades hacia un desarrollo integral en armonía y corresponsabilidad”.

Solidaridad con las familias afectadas

De igual manera ante la situación de violencia en el departamento del Chocó –pacífico colombiano– los obispos han hecho llegar a las familias afectadas sus condolencias, expresado su solidaridad “al mismo tiempo que aseguramos oraciones por el eterno descanso de sus seres queridos”.

En una invitación a los fieles católicos han pedido “incrementar sus oraciones, especialmente en estos días de cuaresma, atendiendo las intenciones que expresamos en este mensaje para que, con la gracia de Dios, sigamos caminando juntos hacia la reconciliación y la paz”.

Foto El Heraldo

Noticias relacionadas
Compartir