Óscar Urbina: “Las crisis deben ser vistas como oportunidades para construir un país más fraternizado”

  • Se debe construir “un proyecto educativo no para un país ideal, sino para un país real”, ha dicho el  arzobispo de Villavicencio y presidente de la CEC
  • Al gobierno y a la guerrilla del ELN los conmina a la paz: “No hay otro camino. La violencia, la guerra engendra más violencia y más guerra” 

El arzobispo de Villavicencio, Oscar Urbina, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), ha dicho que “estamos viviendo un Adviento también en el país” en una entrevista para el diario El Nuevo Siglo, donde a la vez detacó que los colombianos aspiran a “un país distinto, un país mejor, en todos los niveles, no solo en lo económico, sino en lo político, en lo social, en lo educativo”.

Para la máxima autoridad eclesial de Colombia las crisis deben ser vistas como oportunidades que “tenemos para poder crecer, para poder ser más fraternos, más justos, para poder construir un país más fraternizado, un país más hermanado entre todos nosotros y un país más justo”, en clara referencia al proceso de construcción de la paz, la justicia y la reconciliación, invitando a “no perder la esperanza” frente a una Colombia con problemas en lo social, en lo político, en lo jurídico y en lo educativo.

La educación como camino para la inclusión

A juicio del prelado, frente a las dificultades, especialmente en materia educativa, es esencial no quedarse solo en lo económico, “sino que tenemos que pensar por ejemplo en lo educativo: poder construir un proyecto donde haya educación realmente para todos. Hay todavía muchos niños, muchos jóvenes que se están quedando en el alfabetismo, porque no tienen oportunidad y hoy el único camino de la inclusión, es la educación”.

El asunto no es sólo de recursos financieros, explica el arzobispo: “Creo que es un momento privilegiado para que el país piense en un proyecto educativo no para un país ideal, sino en una educación para un país real”.

No más corrupción

Otro de los temas sensibles es la corrupción. Urbina hizo un llamado a los colombianos “a decirnos también no más” frente a este flagelo, pues considera que el trabajo para erradicar este cáncer social “empieza por cada uno”. La honestidad y la transparencia si es vivida desde las familias, el empresariado, escuelas y en la misma iglesia comenzará a dar frutos.

No obstante, este proceso indudablemente –ha dicho el prelado– debe comenzar por los dirigentes políticos del país: “Se necesita que haya claridad para que pueda haber justicia y para que se puedan corregir las cosas que no están bien. No se puede ocultar y pasar de largo, alargar períodos que permiten que haya impunidad de esto que es tan grave para el país”.

Diálogo y paz

La llamada era del postconflicto –con acuerdo de paz de por medio y el creciente asesinato de líderes sociales– es un tema de mucha preocupación para el presidente de la CEC, resaltando que ha llamado a las dos partes al diálogo –guerrilla y Gobierno– a fin de tomar “conciencia del papel que a cada uno le corresponde”.

En cuanto a  la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la ha exhortado a desistir de los secuestros como gesto para generar confianza en la sociedad y, por parte del gobierno, pide generar el diálogo como “único camino que conduce a la paz”.

En efecto, a las partes los conmina a la paz. Les ha dicho: “no hay otro camino. La violencia, la guerra engendra más violencia y más guerra. Solo sentarnos, mirarnos, reconocernos y poder dialogar para superar aquello que tenemos que superar, nos abre un camino que recorreremos juntos, de lo contrario seguirá la confrontación”.

Noticias relacionadas
Actualizado
12/12/2018
Compartir