Tomás Jesús Marín Mena: “Los jóvenes hemos de dar un paso adelante en el estudio de la teología”

Tomás Jesús Marín Mena, I Premio de Ensayo Teológico PPC

Acaba de ser galardonado con el I Premio de Ensayo Teológico Joven PPC por un trabajo que trata de ser ‘Una síntesis razonable de la fe en clave humanizadora y ecológica’, como reza su subtítulo, aunque Tomás Jesús Marín Mena admite que “Dios es inagotable, desbordante, siempre más”. Graduado en Teología por la Facultad de Teología de Granada, a sus 25 años, este joven estudiante de Don Benito (Badajoz) –que está terminando sus estudios de Filosofía en la Universidad de Granada y cursando el Máster de Teología Sistemática en la Facultad de Teología– sueña con aportar su “granito de arena” a una disciplina “apremiante” para dar razón de nuestra fe.

PREGUNTA.- ¿Qué supone la concesión de este premio para alguien todavía en proceso de formación?

RESPUESTA.- Es un estímulo para seguir profundizando y no dejar de formarme para ir a más. La obra ha sido un fruto espontáneo de un proceso muy intenso a nivel intelectual y vital que tenía ganas de compartir, pero el premio me anima aún más a vivir lo soñado en el ensayo.

P.- El jurado ha reconocido que su obra “cumple lo que promete”. ¿Qué tiene más mérito: cumplir lo prometido en estos tiempos que corren o atreverse con una síntesis en teología?

R.- Tiempos líquidos, palabras y acciones líquidas. No nos es fácil ser coherentes y comprometernos con lo que decimos, a pesar de que tenemos mucho anhelo de autenticidad. En cuanto a la síntesis, Dios no se puede sintetizar, es inagotable, desbordante, siempre más; sin embargo, me parece recomendable tratar de realizar una síntesis de la teología para recordar y actualizar los contenidos fundamentales de nuestra fe.

P.- ¿Por qué eligió el tema ‘Fidelidad a Cristo, fidelidad a la tierra’ como Trabajo de Fin de Grado?

R.- Quería dialogar con aquel que cree, como Nietzsche, que ser cristiano consiste en olvidarse de las “cosas terrenas”, y que cree que la fe implica una especie de empobrecimiento de lo humano. Y, a la vez, quería darle un lugar importante a la ecología integral. Entendiendo todos esos elementos dentro del concepto “fidelidad a la tierra”, trato de mostrar que en Jesucristo esto llega a su plenitud.

P.- Al otorgarle este premio, también han valorado su lenguaje “adaptado” a la sociedad de hoy. ¿Cómo se capta la atención del lector/oyente, en medio de la creciente secularización actual, para hablar de Dios, de la fe…?

R.- Mi ensayo, en parte, tiene de fondo un diálogo con mis compañeros y amigos de filosofía, partiendo de sus precomprensiones y tratando de ubicarme en una atmósfera más acorde a su sensibilidad, y ahí presentar a Jesucristo. Este ha sido mi esfuerzo, labrado en la cercanía y la escucha cotidiana.

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
28/10/2018
Compartir