.


La necesidad de interpelar a la catequesis

En julio, Buenos Aires será sede del Simposio Internacional de Catequética. Luego tendrá lugar una nueva edición del Encuentro Nacional de Evangelización y Catequesis.

La Facultad de Teología de la Pontifica Universidad Católica Argentina (UCA) recibirá en julio a varios centenares de catequistas para participar del Simposio Internacional de Catequética, un espacio de encuentro, diálogo y reflexión en torno al lema Interpelaciones a nuestra catequesis a la luz del papa Francisco. Organizado por el Instituto Superior de Catequesis Argentino (ISCA), y con el apoyo de Editorial PPC, entre el 11 y el 14 de julio se llevará a cabo esta iniciativa que busca generar instancias para pensar la catequesis, dejarse “interpelar a la luz de Francisco” y facilitar un espacio de encuentro entre catequetas, teólogos, formadores, catequistas y agentes de pastoral.

En conversación con el Semanario Orbe 21, el rector del ISCA, Alejandro Puíggari, explicó con mayor detalle en qué consistirá esta novedosa propuesta catequística. “El padre Frans De Vos, fundador del ISCA, decía que la catequesis tiene que ser pensada”, apunta este sacerdote catequeta. Y continúa: “La catequesis estuvo siempre en la Iglesia, pero cada tanto es bueno parar un poco para pensar”.

“En Argentina hay unos 70 mil catequistas –asegura Puíggari–. En este momento, en zonas que aún están inundadas se han suspendido muchas actividades, pero no la catequesis. He estado viajando por el interior de la provincia de Buenos Aires y he conocido experiencias de catequistas que salen a buscar a la gente en una zorra de vía, porque los caminos están inundados. ¡Estos catequistas merecen una reflexión!”.

Teniendo como marco los 50 años del Directorio Catequístico Argentino, los 25 años del Catecismo de la Iglesia Católica, los 20 años del Directorio General para la Catequesis y los cinco años del III Congreso Catequístico Nacional de Morón, este simposio internacional “intenta dejarnos interpelar por todo lo que el Papa nos viene provocando. Él va diciendo cosas en sus enseñanzas, en sus encíclicas, en sus exhortaciones y nos obliga a repensar, a relanzar, a renovar… Hay muchos ‘re’ que nos invitan a no replegarnos y a no repetir, porque eso significa traicionar”, apunta el rector del ISCA.

“La catequesis te mantiene joven –prosigue– porque te obliga a estar siempre pensando cosas nuevas. Ser catequista no es ser repetidor de una vieja doctrina. Cuando el papa Francisco visitó Cuba dijo: ‘si quieres caminar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina con otros’. Justamente, el simposio es un intento de avanzar juntos”.

Acto seguido, Puíggari explica que mientras organizan el Simposio Internacional de Catequética hablan de gerundiar, “porque el gerundio es un verbo que nunca termina. Desde hace mucho los catequistas nos debemos un espacio para pensar juntos, pero mirando a la praxis”.

Por eso, este sacerdote está convencido de dos cosas: “Primero, la catequesis no es una tarea de uno, es tarea de todos, porque tendría que involucrar a la familia, a la escuela, a las manifestaciones culturales. Por otro lado, la catequesis presupone un itinerario, no un momento puntual. Por eso, deseo desterrar vocablos como ‘primera comunión’ o ‘catequesis prebautismal’, porque la catequesis no es un curso que te prepara para un sacramento, no es el examen médico para entrar a la pileta de natación, sino una ayuda para encontrarse con alguien que cada vez va a conocer más, y va a poder contagiar la alegría de aquel que anuncia a alguien vivo”.

Para participar de este simposio hay que inscribirse ingresando a www.isca.org.ar/simposio2017/.

“No queremos que sea una élite, por eso estamos buscando a los catequistas de base, aquellos que tienen hecha una reflexión, pero que quizás no la han sistematizado. Queremos que sea un encuentro de tres vertientes: la teología, la pastoral catequística y los catequistas”, augura Puíggari.

Compartir