Gramáticas misioneras

JORGE JUAN FERNÁNDEZ SANGRADOR, director de la BAC

“Agustín Moreno Muguruza pertenece al grupo de misioneros que han tratado con sumo respeto las lenguas indígenas. Han hecho cuanto estaba a su alcance para conservarlas y han confeccionado las primeras –y, en no pocas ocasiones, las únicas– gramáticas que existen de esas lenguas”.

Agustín Moreno Muguruza, sacerdote de la diócesis de Oviedo y misionero en Zimbabue, ha publicado en español la única gramática que existe de la lengua nambya. Hasta la segunda mitad del siglo xx, no hubo ningún libro escrito en ese idioma, que hablan ciento veinte mil personas. El primero fue el Evangelio según san Juan, traducido por un maestro metodista. Más tarde, saldría a la luz un catecismo, preparado por el misionero español Alejandro Alapont.

Desde 1973, en que fue aprobado el uso del nambya en la liturgia católica, han venido publicándose misales, rituales, biblias, devocionarios y cantorales. Y libros de texto para la escuela. Como resultado de esa actividad misionera y cultural, el nambya se emplea ahora en la radio, la televisión, la toponimia y los rótulos urbanos. Y, para ello, han sido decisivas las dos obras escritas por Agustín Moreno Muguruza: Nambya Dictionary y Nambya Grammar. Esta es la que acaba de ser traducida al español.

Agustín Moreno Muguruza pertenece al grupo de misioneros que han tratado con sumo respeto las lenguas indígenas. Han hecho cuanto estaba a su alcance para conservarlas y han confeccionado las primeras –y, en no pocas ocasiones, las únicas– gramáticas que existen de esas lenguas, que o bien habla solo una minoría, o están en trance de desaparecer, o se han extinguido ya.

Y es un deber de justicia reconocer que, si la labor evangelizadora de los misioneros es inconmensurable, su servicio a la lingüística no lo es menos.

jjfernandezs@vidanueva.es

En el nº 2.759 de Vida Nueva.

Actualizado
24/06/2011
Compartir