“La inclusión tiene que ser una mentalidad y una cultura”, ha dicho Bergoglio

  • El Santo Padre ha enviado un mensaje en la Jornada Internacional de Sordos y ha agradecido el trabajo de las asociaciones que luchan por combatir la exclusión
  • “Tenemos que apoyar y acompañar a los que están en dificultades, es de una riqueza humana invaluable”

Francisco ha enviado un mensaje al Ente Nacional de Sordos de Italia (ENS), en el 60º Día Internacional de las Personas Sordas. Las primeras frases han sido para excusar su ausencia y agradecer el testimonio que da la asociación y el de todas las personas que trabajan para combatir la exclusión y promover el valor de la vida.

Ser comunidad

“La historia del ENS está hecha por personas que creyeron en la unidad, la solidaridad, en el compartir objetivos comunes, en la fuerza de ser comunidad dentro de un largo camino jalonado de progresos, sacrificios y batallas diarias. Es un gran resultado si pienso en las muchas personas sordas y en sus familiares que, enfrentados al desafío de la discapacidad, ya no se sienten solos”, ha continuado Bergoglio.

La necesidad de las asociaciones y el aporte que realizan para “apoyar y acompañar a los que están en dificultades, es de una riqueza humana invaluable. Las asociaciones alientan a todos a ser una comunidad, a acogerse unos a otros con nuestros límites y esfuerzos”.

Romper barreras

Alertando de los peligros de la crisis antropológica que antepone la economía y el consumo desenfrenado antes que el hombre, (cf. ibíd., n ‘Evangelii gaudium’, 52-53), Francisco ha lamentado que “entre las víctimas de esta cultura se encuentran las personas más vulnerables, los niños que tienen dificultades para participar en la vida escolar, los ancianos que experimentan la soledad y el abandono, los jóvenes que pierden su sentido de la vida y se ven a ellos mismos robando el futuro y mejores sueños”.

Sin olvidar que toda vida debe de ser protegida, el Papa ha dicho que “el desafío es que la inclusión se convierta en una mentalidad y una cultura, y que los legisladores y gobernantes no carezcan de este apoyo concreto para esta causa. Hay que esforzarse para romper las barreras que impiden llegar a una verdadera cultura y la práctica de la inclusión. Esto se aplica tanto a la sociedad civil como a la comunidad eclesial”.

Atención pastoral inclusiva

El Papa ha hecho un llamado para que las diócesis cooperen con las personas sordas, con agentes de pastoral preparados para que los sordos se puedan “incorporar plenamente en la comunidad cristiana. Esto requiere una atención pastoral inclusiva en las parroquias, asociaciones y escuelas”.

Confiando su oración y bendición les ha dicho que no olviden que “queda mucho por hacer para la promoción de las personas sordas, la superación del aislamiento de muchas familias y la redención de aquellos que aún son objeto de discriminación inaceptable”.

Noticias relacionadas
Actualizado
28/09/2018
Compartir