El papa Francisco confirma que Chile tomará las medidas “necesarias para restablecer la justicia y la comunión”

  • Tras concluir los cuatro encuentros entre el pontífice y los prelados chilenos en el Vaticano, el pontífice les ha entregado una carta en la que agradece su adhesión y colaboración
  • Bergoglio tiene palabras para las víctimas y condena los “abusos de menores, de poder y de conciencia” producidos en el país sudamericano
  • El análisis de Vida Nueva: un final inconcluso

El portavoz vaticano Greg Burke, a través de una declaración, ha dado a conocer una carta que el papa Francisco ha dado a los obispos chilenos al finalizar los cuatro encuentros programados esta semana entre el pontífice y los prelados. Este jueves se producían los dos últimos, finalizando el cuarto a las 18:40, según ha precisado el director de la Oficina de Prensa.

El escrito se produce tras la carta que envió a los obispos tras recibir el informe de 2.300 páginas elaborado por Charles Scicluna y de encontrarse con algunas de las víctimas del sacerdote Fernando Karadima.

Adhesión y colaboración

El papa Francisco agradece que los prelados chilenos hayan aceptado su invitación a reunirse con él en Roma para, juntos, hacer “un discernimiento franco frente a los graves hechos que han dañado la comunión eclesial y debilitado el trabajo de la Iglesia de Chile en los últimos años”.

El pontífice, tiene palabras de cercanía, sobre todo para las víctimas de los abusos que califica en un sentido más amplio que el meramente sexual. “A la luz de estos acontecimientos dolorosos respecto a los abusos –de menores, de poder y de conciencia–, hemos profundizado en la gravedad de los mismos así como en las trágicas consecuencias que han tenido particularmente para las víctimas”, ha escrito. También ha trasmitido a los obispos su propia experiencia de contacto con las víctimas y como “a algunas de ellas yo mismo les he pedido perdón de corazón, al cual ustedes se han unido en una sola voluntad y con el firme propósito de reparar los daños causados”.

Además, el Papa confirma en su texto la buena disposición que los obispos han manifestado “para adherir y colaborar en todos aquellos cambios y resoluciones que tendremos que implementar en el corto, mediano y largo plazo, necesarias para restablecer la justicia y la comunión eclesial”. Si bien estas decisiones, que se iban a valorar en estos encuentros en el Vaticano tras el informe de Scicluna no se mencionan.

Junto con su bendición y petición de oraciones, Bergoglio cierra su carta enviando a los prelados “a seguir construyendo una Iglesia profética, que sabe poner en el centro lo importante: el servicio a su Señor en el hambriento, en el preso, en el migrante, en el abusado”.

El obispo Barros, entre los participantes

En la declaración del Vaticano se confirma que han participado los 34 obispos chilenos, de la veintena de diócesis y prefecturas en las que está organizado el país. Todos los encuentros han sido en la llamada ‘auletta’, dentro de las instalaciones del Aula Paolo VI. En estas reuniones ha participado también el obispo Juan Barros –tercero por la derecha en la foto de familia que los prelados se han hecho con el Papa al final de la última reunión–, responsable religioso del sacerdote Fernando Karadima y a quien el informe elaborado por el maltés Charles Scicluna acusa de haber encubierto los abusos sexuales cometidos por el párroco de su diócesis.

El portavoz ha definido esta semana como un “periodo de discernimiento y encuentro fraternal” y precisó que el Papa entregó “a cada uno de sus hermanos en el episcopado” una breve carta, cuyo contenido ha publicado tanto el Vaticano como la Conferencia Episcopal chilena. Se trata de una misiva de cuatro párrafos escrita en español.

Noticias relacionadas
Actualizado
18/05/2018
Compartir