Rozalén: “Mi abuela es pureza”

  • La cantautora charla con Vida Nueva sobre el documental que ha grabado junto a su “maestra y guía”
  • “La santidad no solo es la valentía de mirar lo bueno, también la de enfrentarse a lo malo”, reconoce
  • Entrevista completa solo suscriptores

La cantautora Rozalén, junto a su abuela

‘Conversaciones con mi abuela’ es el documental que Rozalén ha grabado junto a María Ángeles (87 años) –su “maestra y guía”– a propósito de cada uno de los temas de su último álbum: ‘Cuando el río suena’. Ante la cámara, abuela y nieta abordan temas como el perdón, la bondad, la empatía, la generosidad o los valores familiares… Si ya nos emocionaba con ‘Girasoles’, después de este reportaje caeremos rendidos a sus pies, porque lo normal se convierte en excepcional; una melodía hecha palabra, hermosa e introspectiva, en la que se reconoce el amor de una nieta por su santa de la puerta de al lado…

PREGUNTA.- El Papa lanza una exhortación sobre cómo ser santo hoy. ¿A quiénes definirías como tal?

RESPUESTA.- Un santo hoy en día es quien entrega su vida a los demás poniendo en segundo plano sus propios intereses. Considero que la santidad no solo es la valentía de mirar lo bueno, también la de enfrentarse a lo malo e intentar cambiarlo, pero con el amor y el respeto por bandera.



P.- El Papa dice que los santos deben tener buen humor y darnos ejemplos sencillos.  ¿Es lo que has encontrado en tu abuela?

R.- Totalmente. En la sencillez y la humildad está la clave. Mi abuela siempre ha hecho cosas grandes desde los pequeños detalles, y siempre con mucho sentido del humor. ¡El Humor nos salva!

P.- ¿Cómo es ella?

R.- Mi abuela es la persona más sabia y humana que conozco. Trabajadora, entregada a los demás, mediadora, alegre… Es una gran ‘contadora de historias’. Devoradora de libros, expresiva a más no poder. Y es una cristiana verdadera: lucha por todo lo que cree y no se calla lo injusto, sea quien sea quien tenga delante… Ella es pureza y verdad: mi modelo de vida. La verdad es que estoy muy sorprendida de que esté calando tanto su discurso. Eso me ha devuelto un poco la fe en la humanidad.

P.- Tu padre fue sacerdote y se secularizó para casarse con tu madre, ¿tienes tú algún tipo de espiritualidad?

R.- Claro. ¡Y cada vez más! Jamás renegaré de los ideales que me han inculcado. Creo en los valores de Jesucristo y también son guía en mi vida. Me he criado en una familia creyente, en una parroquia de barrio que me ha llevado por el camino en el que estoy, el que he elegido. Yo incluso canto gracias al coro de mi parroquia. Ahora creo en la energía, en las ideas, en la naturaleza, en las almas… y todo está muy relacionado. Ahora no rezo, pero medito que es prácticamente lo mismo.

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
14/04/2018
Compartir