El arzobispo de Luxemburgo, Jean-Claude Hollerich, nuevo presidente de la COMECE

  • La asamblea de obispos para la Unión Europea elige nuevo presidente para los próximos 5 años
  • “Estoy preparado para trabajar junto a todas las personas que protejan la dignidad humana”, dijo

El nuevo presidente de la COMECE, el luxemburgués Jean-Claude Hollerich

Los obispos de la Unión Europea, en asamblea plenaria, han elegido a Jean-Claude Hollerich, SJ como presidente para un mandato de 5 años que cubre el periodo 2018-2023. El arzobispo de Luxemburgo sucederá al Cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich, quien ha manejado las riendas de la COMECE durante los últimos dos mandatos, destacando en su trabajo el proceso de volver a imaginar Europa, que llamaron ‘(Re)Thinking Europe Dialogue’.

La COMECE es la Conferencia Episcopal para la Unión Europea, en la que representantes de los obispos de los países miembros se juntan para ser la representación de la Iglesia Católica para las distintas instituciones europeas. No se debe confundir con la Conferencia Episcopal Europea, en la que están representados todos los países del continente y a cada conferencia episcopal la representa su presidente. El representante del episcopado español en la COMECE es Adolfo González Montes, obispo de Almería.

En paralelo a la nueva presidencia, la asamblea de la COMECE ha elegido a cuatro vicepresidentes: Noel Treanor, de Irlanda; Mariano Crociata, de Italia; Jan Vokal, de la República Checa; y Franz Josef Overberck, de Alemania.

Objetivos y reacciones

Esta nueva etapa liderada por Hollerich tratará de consolidar el éxito que supuso el diálogo ‘(Re)Thinking Europe’ fortaleciendo el diálogo entre las instituciones europeas y la Iglesia Católica. Un diálogo basado en el Artículo 17 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, uno de los cuatro documentos que configuran la constitución material de la Unión Europea.

Tras su elección, el nuevo presidente comentó que “está preparado para trabajar junto a todas las personas de buena voluntad que se dedican al respeto y la protección de la dignidad humana”, fortaleciendo la misión de la COMECE de situar a la persona y al bien común en el centro de las políticas de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, reafirmó que las Iglesias y las comunidades religiosas están ya comprometidas con el diálogo con los actores políticos para contribuir a la construcción de Europa como un proyecto de paz basado en el bien común. “Los cristianos no son un grupo de interés que habla en favor de las religiones, sino ciudadanos europeos con la misión de la construcción de Europa, nuestra casa común”.

Diplomacia Eclesial

En los últimos días la labor diplomática ha sido grande, así se han podido unir a Paul Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados dentro de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, para reunirse con Federica Mogherini, Alta Representante para los Asuntos Exteriores y Seguridad de la UE, quien sintetizó los retos geopolíticos a los que se enfrenta Europa.

La jornada del 8 de marzo se cerró con una ‘Misa por Europa’, que fue celebrada en la Iglesia de Notre-Dame du Sablon, en Bruselas, por invitación del Cardenal Joseph De Kesel, arzobispo de la capital belga. La misa fue celebrada por el presidente saliente de la COMECE, el cardenal Marx, y fue el punto de inició de la presidencia del arzobispo de Luxemburgo.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/03/2018
Compartir