Necesidades y preocupaciones latentes

Es la segunda reunión de esta Comisión Permanente del episcopado argentino, desde el cambio de autoridades en noviembre del año pasado. Hablaron de una delicada situación social y alertaron sobre el crecimiento de la desocupación. Otra preocupación es el tratamiento de la despenalización del aborto.

Durante dos jornadas de trabajo, los obispos compartieron sus preocupaciones por cuestiones que tienen que ver con la situación social que viven todos los argentinos, y lo expresaron a través de un informe de prensa.

Los miembros de la Comisión Ejecutiva presentaron un informe detallado sobre su paso por Roma, donde visitaron al Papa Francisco y a algunos dicasterios vaticanos.

También brindaron un espacio a los delegados de la Pastoral de Juventud quienes informaron sobre el próximo Encuentro Nacional que se realizará en mayo, en la ciudad de Rosario (Provincia de Santa Fe), en el marco del Sínodo de los Jóvenes propuesto por el Papa Francisco.

No dejaron de analizar y aprobar el temario de la Asamblea Plenaria que se realizará en el mes de abril, en la Casa El Cenáculo de la diócesis de Zárate-Campana.

Marco social

Al inicio de la reunión hubo un tiempo -como es habitual- para el intercambio pastoral. Allí los delegados de las distintas regiones pastorales y los presidentes de las comisiones episcopales, manifiestan sus pareceres sobre las realidades que vivencian en  lo cotidiano.

Hablaron de las situaciones de despidos y de una “delicada situación social”. Pero no dejaron de expresar su preocupación por el tema de la despenalización del aborto, cuyo proyecto está por ingresar al Congreso Nacional para su estudio, análisis y tratamiento. Además de adherir a la primera manifestación de la Comisión Ejecutiva sobre el tema, “compartieron lo expresado por nuestros hermanos cristianos del Consejo Directivo Nacional de la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas (ACIERA)”.

“…El Presidente de Cáritas Nacional y Obispo de Quilmes, Carlos Tissera , transmitió a los obispos la grave situación generada por las inundaciones en el NOA y la necesidad de una urgente asistencia a las más de 16.000 familias afectadas”. Señaló además la falta de información sobre la “magnitud de lo ocurrido”.

Documentación de época de la dictadura

Durante el mes de enero, el obispo castrense Santiago Olivera, dio a conocer la existencia de un libro de bautismos realizados en plena época de la dictadura. Se trataría de un registro de la capilla de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada).

Consultado en aquel entonces en Roma, a la salida de su encuentro con el Santo Padre, Olivera expresó que “al Papa le pareció muy bien, le pregunté por los modos, si dárselo a uno, o no, y él me dijo de socializarlo a la prensa y de ofrecerlo y cuando vuelva (a la Argentina) lo hablaré con Ojea, con la comisión ejecutiva y buscaré el modo de presentarlo en la línea de disponibilidad, apertura y transparencia que él ha impulsado”.

Así fue como este martes, la Comisión Ejecutiva presentó un comunicado de prensa, en el que  expresan que toda la documentación encontrada se pondrá a disposición de la Justicia Federal.

Expresan que tienen “la firme convicción de que la Iglesia debe extremar sus esfuerzos para contribuir al camino de la memoria, la verdad y la justicia”, sobre todo en delitos de lesa humanidad, como los que se dieron en nuestro país durante los años 1976-1983.

Afirman que “compartiendo el sentimiento y anhelo del Santo Padre, la Conferencia Episcopal Argentina pone a disposición de la justicia la totalidad de la información registrada en la mencionada documentación, en continuidad con el proceder de esta Conferencia ante los requerimientos de la justicia en estos últimos años”.

Por último reiteran su compromiso para dar a conocer inmediatamente cualquier información que surja a futuro, y piden el respeto de la confidencialidad de los datos, “a tenor de las disposiciones constitucionales y de derecho canónico vigentes para esta materia”.

 

 

 

Actualizado
08/03/2018
Compartir