Renzo Fratini: “España es una realidad a la que no se puede y no se debe renunciar”

  • El nuncio destaca ante Felipe VI que España es “una gran nación caracterizada por la voluntad de concordia”
  • Como decano del cuerpo diplomático, Fratini pronunció el discurso en la recepción ofrecida por el Rey en el Palacio Real

El nuncio Renzo Fratini pronuncia el discurso, como decano del cuerpo diplomático acreditado en España, ante el rey Felipe VI en la recepción ofrecida en el Palacio Real el 31 de enero de 2018

Algunos echaron en falta que en la pasada Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, celebrada el pasado mes de noviembre, en su tradicional saludo a los obispos en la jornada inaugural, el nuncio en España, Renzo Fratini, no hiciese alusión alguna a la cuestión catalana, toda vez que el procés había alterado también la comunión en aquella Iglesia.

Tampoco es que se haya referido ahora de manera directa al asunto, pero su intervención en la mañana de este miércoles 31 de enero ante el rey Felipe VI con motivo de la recepción ofrecida a los embajadores extranjeros acreditados en España en el Palacio Real, a la que ha asistido también el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha interpretado como una clara alusión a la situación política en Cataluña.

“Hacemos sentidos votos por los deseos y empeños manifestados por vuestra majestad al señalar que España es una realidad a la que no se puede y no se debe renunciar“, señaló el nuncio, como decano del cuerpo diplomático, además de mostrar su satisfacción por “la comprobación del fortalecimiento de las instituciones” en España, a la que ha definido como “una gran nación caracterizada por un voluntad de concordia”.

Alusión al discurso del papa Francisco

Fratini, que ocupa su cargo al frente de la Nunciatura en España desde el año 2010, mostró también su “preocupación” por los acontecimientos políticos vividos en los últimos meses en España, por lo que expresó “nuestra complacencia por la unión entre cuantos la conforman buscando el bien común”, ha añadido.

Tampoco parece causal que el eclesiástico italiano quisiese recordar ante las más altas instancias del Estado y los embajadores del resto del mundo, el discurso que el papa Francisco pronunció hace una semanas ante el cuerpo diplomático acreditado en la Santa Sede, y en el que el Pontífice defendía “el deber del individuo hacia la comunidad”, al sostener que “el reclamo a los derechos de todo ser humano debe tener en cuenta que cada uno es parte de un cuerpo más grande”.

Noticias relacionadas
Actualizado
31/01/2018
Compartir