Episcopado invita a ser “proactivos en la construcción de la paz”

“La paz pasa por el reconocimiento de la dignidad de las víctimas”, afirma la CEC

 

Ruben

 

Con el anuncio del primer acuerdo preliminar de los diálogos de paz que se desarrollan en La Habana (Cuba), entre los representantes del Gobierno colombiano y las Farc, el pasado 27 de mayo la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), a través de su Presidente, el cardenal Rubén Salazar Gómez, expresó su satisfacción, al tiempo que manifestó su esperanza de que estos avances “puedan traducirse en la implementación de una eficaz política de desarrollo agrícola que priorice y tutele los derechos y legítimos intereses de las familias campesinas”, recordando que “el tema de la tierra es fundamental para la construcción de una paz auténtica”.

Los obispos colombianos afirmaron, una vez más, su apoyo, solidaridad y compromiso con las víctimas de la violencia, con la convicción de que “la paz pasa necesariamente por el reconocimiento de la dignidad de las víctimas de la violencia y por la tutela eficaz de sus derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación”. Por eso, en su comunicado la CEC insistió a la mesa de negociaciones sobre la urgencia de abrir espacios de participación “que permitan visibilizar, escuchar y atender los legítimos requerimientos de quienes, de una parte o de otra, han sufrido directamente las consecuencias del conflicto”.

Así mismo, de cara a la continuidad del proceso, el cardenal Salazar manifestó que “es necesario encontrar salidas jurídicas y políticas que faciliten la reincorporación a la sociedad de los actores armados evitando, sin embargo, cualquier apariencia de impunidad”. De este modo, subrayó la necesidad de fortalecer la democracia para “crear un ambiente favorable para la paz”, donde “todos los colombianos seamos proactivos y nos comprometamos con el proceso de paz”.

“La construcción de una Colombia reconciliada y en paz impone la necesidad de un diálogo transparente que busque el bien común de todos los colombianos”. Bajo esta premisa, el episcopado “alberga la esperanza de que los negociadores puedan proseguir –incluso con mayor celeridad– su delicada misión de establecer las bases de un cese definitivo del conflicto armado”, por el bien de la nación.

TEXTO: PEDRO ROMERO. FOTO: CEC

Actualizado
16/06/2013
Compartir