Cinco claves para entender qué es la sede vacante

símbolo de la sede vacante

Desde el jueves 28 de febrero, la Iglesia católica está sin Papa

símbolo de la sede vacante

MIGUEL ÁNGEL MORENO | La renuncia de Benedicto XVI, efectiva desde el pasado 28 de febrero, tras un emocionante e histórico final, abre el período de sede vacante, un tiempo de espera para la elección del nuevo Papa. A lo especial del proceso para elegir al nuevo Pontífice se suma en esta ocasión la circunstancia de la renuncia papal, lo que elimina las exequias e introduce una situación muy excepcional: la elección de un Papa con el anterior en vida.

Será la primera vez en casi 600 años que el proceso de sede vacante no se abre con los funerales por el anterior Romano Pontífice, por lo que las exequias conocidas como los Novendiales no tendrán lugar.

Fue Juan Pablo II, en su constitución apostólica Universi Dominici Gregis, el que realizó las últimas modificaciones respecto al tiempo de sede vacante y la elección del nuevo Papa, un texto en el que se establece desde la organización de la Curia durante este periodo hasta las exequias del Papa anterior y las normas de elección y proclamación del nuevo Santo Padre.

La sede vacante, un tiempo de espera y decisiones “bajo llave” – Seguir leyendo

Actualizado
04/03/2013
Compartir