Revivir el Vaticano II, una oportunidad para la Iglesia

Juan Martín Velasco en un acto sobre el Concilio Vaticano II en la Fundación Joan Maragall

Juan Martín Velasco aboga por la fidelidad al Concilio en este siglo XXI

Juan Martín Velasco en un acto sobre el Concilio Vaticano II en la Fundación Joan Maragall

Martín Velasco junto al resto de participantes en la sesión

MANEL GUINARDÓ | Celebrar los 50 años de la apertura del Vaticano II recordando su vigencia y orientación. Ese fue el objetivo de la sesión organizada el 10 de octubre en Barcelona por la Fundación Joan Maragall, y que fue remarcado desde su inicio por su presidente, Josep M. Carbonell, quien afirmó en la presentación que el Concilio “no tiene retorno y su camino, a pesar de las desviaciones vividas, continuará; porque 50 años más tarde mantiene toda su vigencia y orientación”.

El acto, celebrado en el Auditorio de la Facultad de Comunicación de Blanquerna, continuó con una ponencia de Juan Martín Velasco, profesor emérito de la UPSA, quien abundó en la misma línea.

Con la conferencia Fidelidad al Concilio Vaticano II en el siglo XXI, el teólogo afirmó su convencimiento de que esta conmemoración conciliar “puede ser una gran oportunidad para la Iglesia”. A algunos les podrá servir, dijo, para “revivir aquel clima de alegre esperanza que su convocatoria sembró entre nosotros, y que años de disputas en la interpretación de sus textos y de vacilaciones y temores en la aplicación de sus principios han convertido en una situación generalizada de decepción”.

“A las generaciones posteriores en la Iglesia, tentadas de reducir el Concilio al número 21 de la lista de los concilios ecuménicos, y a los documentos que promulgó en textos pertenecientes a un pasado ya olvidado, podría permitirles descubrir lo que el Concilio ha tenido de acontecimientos extraordinario, hito en la historia de la Iglesia que va a marcar el fin de una época –la de la Iglesia concebida como una sociedad perfecta, fuertemente institucionalizada y centrada en la jerarquía–, y el comienzo de otra en la que va a descubrir su condición de misterio de comunión y de pueblo de Dios, que todavía está esperando la forma original de institucionalización que se corresponda con ella”.

Auscultar los signos de los tiempos

“Para que esta oportunidad se convierta en el acontecimiento de gracia para la Iglesia del siglo XXI que fue el inicio del Concilio para la Iglesia del siglo pasado, considero indispensable que auscultemos a la luz del Evangelio los fenómenos más importantes de nuestro momento histórico, notablemente diferente del de mediados del siglo pasado, para descubrir en ellos los signos de los tiempos a través de los cuales el Espíritu continúa llamando a las puertas de la Iglesia”, añadió Martín Velasco.

El acto conmemorativo sirvió, además, para la presentación del libro El Concilio Vaticano II, 50 años después, informa la Fundación Joan Maragall.

En el nº 2.820 de Vida Nueva.

ESPECIAL 50 AÑOS DEL CONCILIO VATICANO II

Actualizado
18/10/2012
Compartir