‘Ecclesia in Medio Oriente’, llamamiento a la comunión

papa Benedicto XVI en Líbano firma la exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Medio Oriente

El Papa entrega en Líbano la exhortación apostólica postsinodal como una “guía”

papa Benedicto XVI en Líbano firma la exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Medio Oriente

VIDA NUEVA | La exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Medio Oriente es el documento elaborado por Benedicto XVI a partir de las 44 proposiciones finales del Sínodo Especial para Oriente Medio (octubre de 2010), sobre La Iglesia Católica en Oriente Medio: comunión y testimonio. “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma” (Hch 4, 32). El texto se divide en tres partes, además de una introducción y una conclusión, que extractamos siguiendo el resumen ofrecido por el VIS.

  • En la introducción se hace un llamamiento a la Iglesia católica en Oriente Medio para reavivar la comunión en su interior, mirando a los “fieles nativos” que pertenecen a las Iglesias Orientales Católicas sui iuris, y abriéndose al diálogo con los judíos y musulmanes.
  • En la primera parte se pasa revista a la vida cristiana y al ecumenismo (el capítulo es un llamamiento a la unidad ecuménica, en donde se recalca la importancia del trabajo teológico y se enumeran propuestas para una pastoral ecuménica, como que los cristianos puedan acceder a los sacramentos en una Iglesia distinta de la propia); al diálogo interreligioso (que no nace de consideraciones políticas o sociales, sino que se basa en los fundamentos teológicos de la fe de judíos, cristianos y musulmanes, que creen en un solo Dios; por eso se espera que puedan reconocer “en el otro creyente” a un hermano que hay que amar y respetar, evitando instrumentalizar la religión en conflictos); a las “nuevas realidades” del secularismo y el fundamentalismo violento (en donde se apela a una sana laicidad como garantía de distinción y a la colaboración entre política y religión, y en donde se urge a todos los líderes religiosos a hacer, con su ejemplo y enseñanza, todo lo posible para erradicar la amenaza del fundamentalismo religioso, una “amenaza mortal” que afecta por igual a los creyentes de todas las religiones); y al éxodo de los cristianos en la región (“una verdadera hemorragia” ante la cual se pide a los líderes políticos y religiosos “que eviten las estrategias que tiendan hacia un Oriente Medio monocromo que no refleja su realidad humana histórica”).
  • En la segunda parte la exhortación se ocupa de patriarcas, obispos, sacerdotes y seminaristas, Vida Consagrada, laicos, familias, jóvenes y niños, con invitaciones concretas en sus respectivos ámbitos.
  • La tercera parte se centra en la vivencia y el cuidado de la fe. Así, se recomienda una verdadera pastoral bíblica (para disipar los prejuicios o ideas erróneas), con la sugerencia de anunciar un Año Bíblico, seguido de una Semana anual de la Biblia. Se estimula la lectura y enseñanza del Catecismo de la Iglesia Católica y una iniciación concreta a la Doctrina Social de la Iglesia. Se invita a la Iglesia católica en la región a renovar su espíritu misionero, algo considerado como un “desafío más urgente que nunca”. Y se destaca la importancia de la oración y la peregrinación en “un lugar privilegiado” para ello como es Oriente Medio; por ese motivo, el Papa reclama que los fieles tengan acceso libre, sin restricciones, a los Santos Lugares, y que la peregrinación bíblica vuelva a las motivaciones iniciales: un camino penitencial en busca de Dios.
  • La exhortación postsinodal termina con unas conclusiones en donde el Papa pide no solo eliminar las causas de tanto sufrimiento en Oriente Medio, sino que insta a los líderes políticos y religiosos a hacer todo lo posible para lograr la paz. En cuanto a los católicos, les anima a consolidar y vivir la comunión entre ellos y, que así, junto con los otros cristianos, den testimonio de Cristo “unidos y con coraje”.

En el nº 2.816 de Vida Nueva.

 

VIAJE DE BENEDICTO XVI AL LÍBANO:

Actualizado
21/09/2012
Compartir