La educación concertada y la atención social, ahogadas por los recortes

Escuelas Católicas duda de la viabilidad de sus centros por las medidas del Gobierno

protesta de jóvenes en la calle contra los recortes

FRAN OTERO | Cuando la población española sigue todavía impactada por la dureza de los recortes del Gobierno, para el que no queda otro remedio, y cuando la ciudadanía empieza a salir a la calle sin otra bandera que defender sus derechos y la justicia, crecen en la Iglesia voces críticas con las decisiones del Ejecutivo de Rajoy. Voces que, además, alertan de que si se sigue la senda del ajuste, al menos en algunos sectores, las consecuencias van a ser muy graves.

Es el caso de Escuelas Católicas, que el pasado 16 de julio emitió un comunicado en el que advertía del riesgo de quiebra de los centros a los que representa por los duros recortes en la escuela concertada. Y es que se han rebajado los módulos de concierto un 4,5% en gastos de personal y gastos variables, y un 1,5% en otros gastos.

“Se trata de un duro recorte para los 90.000 trabajadores de los centros concertados de Escuelas Católicas que, sin ser funcionarios ni empleados públicos, se ven afectados por una rebaja acumulada mínima del 10% desde el año 2011”, explica.

En concreto, desde Escuelas Católicas explican que la reducción del 1,5% en otros gastos supone que, en el periodo 2008-2012, la pérdida de poder adquisitivo de dicha partida alcance el 8,6%, lo que, unido a la modificación del IVA en la prestación de suministros básicos (luz, teléfono, gas…), “pone en situación de riesgo de quiebra económica a los colegios concertados, sin tener en cuenta que el concierto, por ley, debe garantizar la gratuidad de la impartición de la enseñanza”.

Ante esta situación, denuncia, se produce una vez más un agravio comparativo entre la concertada y la pública, pues, aunque la primera cuesta la mitad, tienen porcentajes de recorte similares. “La escuela concertada no pretende eludir su responsabilidad en estos momentos de crisis pero estos recortes exceden con mucho lo razonable para un sector ya de por sí ajustado, cuando además en algunas comunidades autónomas los centros padecen impagos en el tiempo por parte de la administración”.

Salud y víctimas de la trata

Y de la educación a la atención social, sobre todo de los más vulnerables, porque otra institución eclesial como es el Proyecto Esperanza, de la Congregación de Religiosas Adoratrices, acaba de mostrar su preocupación ante las restricciones de accesos a la salud pública y gratuita de las víctimas de trata.

En el nº 2.810 de Vida Nueva. La educación concertada y la atención social, ahogadas por los recortes, íntegro solo para suscriptores

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
20/07/2012
Compartir