Los desplazados cristianos de Pakistán son discriminados

(M. G.) La guerra que sostienen en Pakistán el ejército y los grupos talibanes está causando el mayor éxodo en masa de la historia del país: según ACNUR, cerca de dos millones de personas se están refugiando en los centros gubernamentales del valle del Swat y la Provincia de la Frontera Noroeste. Pero el Pakistan Christian Post (servicio de noticias del Pakistan Christian Congress–PCC) acaba de denunciar la discriminación que están sufriendo los desplazados internos por cuestiones de religión: no hay registros significativos de cristianos en los campos de acogida, y sí “miles de prófugos cristianos” que, al no ser aceptados en estos centros, son cobijados por parientes y amigos. Por esta razón, porque no constan en los registros, los cristianos no están accediendo a las ayudas de 215 euros que el Gobierno está dando para favorecer el retorno.

Nazir S. Bhatti, presidente del PCC, está preocupado por esta diferencia de trato y ha pedido al Gobierno de Islamabad que “garantice el resarcimiento también a los prófugos de fe cristiana”. La Iglesia católica paquistaní, Cáritas y otras entidades cristianas han puesto en marcha recogidas de fondos y campañas de distribución de alimentos y útiles de primera necesidad.

La situación es delicada y hay un evidente clima de tensión”, pero los católicos “seguiremos trabajando por el bien del país y de la gente”, ha declarado a la agencia AsiaNews el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, Peter Jacob.

En el nº 2.670 de Vida Nueva.

Actualizado
24/07/2009
Compartir