Ley de Memoria Democrática

Sobre tanta muerte y odio, el crucifijo del perdón del padre Revilla