Estados Unidos

Simone Campbell, la monja que no permitirá que Biden se olvide de los pobres