¿Qué pinta Dios en las letras de trap y reggaetón? (III parte)


Compartir

Atención, esta entrada del blog no está recomendada para todos los públicos. Por mucho que muchos recelen del reggaetón por su misoginia, abuso de sustancias, lo cansino de sus ritmos o la superficialidad de sus letras; seguimos buscando huellas de trascendencia en algunos de los grandes intérpretes de este género que marca a las generaciones de un futuro que ya es demasiado presente. Hoy con un intérprete que puede sorprender a quienes no le conocen: J Balvin.



J Balvin, un fan de Dios

Jose Álvaro Osorio Balvín nació el Medellín (Colombia) en 1985 y es también uno de los más famosos en el panorama musical actual, tanto en el mercado hispano como en el de habla inglesa. Un artista que se ha ganado el título de ‘Príncipe del Reggaetón’. En 2004 formó ya su primera banda y lanzó su primera canción como solista alcanzando su primer contrato de importancia.

Frente a quienes ven el lado sórdido de este estilo musical, una amigo de J Balvin define su música de esta manera: “Queríamos hacer música que fuera lo suficientemente limpia para que a tu abuela le gustara, pero lo suficientemente sensual como para que a las calles también les guste”. Por eso palabras como “familia” y “mi gente” están en los títulos de sus discos, en sus canciones o en algunos de los 30 tatuajes que tiene.

La historia de J Balvin se encuentra pronto con la religión, ya que su familia le procuró una educación que pasaba por los mejores colegios privados de Bogotá, siempre vinculados a una institución que le aportará un contacto con la doctrina segura. A ella acude cuando ha vivido momentos marcados por una depresión. Él ha asegurado a sus seguidores que la salud mental es una de las cosas que presenta a Dios en sus oraciones tras ser diagnosticado de ansiedad. A sus 32 años, el 21 de septiembre de 2019, se presentó en Instagram con una foto suya mirando a cámara y esta confesión tan íntima. “Todos vemos la gloria, pocos saben la historia y mucho menos las batallas internas que la mente puede hacerte. Las sensaciones, y a veces sentir una distorsión de la realidad que no te deja ver claro, es mi caso, y como el de muchos, la ansiedad es algo que hay que tomar en serio, NO ES DE LOCOS, creo que es más loco no creer en eso”, señalaba. “Creo en Dios y en el universo, pero también creo en la medicina a tiempo, y en los factores que ayudan a respaldar un mal momento como el deporte, la meditación y la compañía de tus seres queridos, de los reales, de los que te aman por lo que eres. ¡Sí! yo sufro de ansiedad y NO ES FÁCIL, pero esto también pasará, todo guerrero ahí afuera pasando por lo mismo que yo, ¡ve busca ayuda, no estás loco por buscar un psiquiatra, busca ayuda que la salud mental es una realidad, aquí seguimos luchando para encontrar la luz y pido por sus oraciones para mí y para quienes los padecen!”, añadió.

A Dios también acudió el cantante colombiano poco antes de embarcarse en un viaje en el que estuvo a punto de morir en 2016 al estrellarse su avioneta en las Bahamas. “Desde pequeño mi conexión con Dios siempre fue especial y ahora sigo siendo su mayor admirador; no soy santo ni pretendo ser el que habla de Dios, pero sí su mayor fan”, escribió.

Y en estos meses, en plena pandemia del coronavirus también ha habido mensaje en Instagram aludiendo a la fe. “Tengo fe, mucha que todo será mucho mejor. ¿Quién tiene fe como yo?”, escribía junto al emoticono del arcoíris y dos manos unidas como en oración acompañando una foto muy cuidada. Los seguidores lo interpretaron como un mensaje de ánimo ante la compleja situación de la pandemia. Precisamente este fin de semana hemos sabido que el propio J Balvin ha tenido coronavirus y ha pasado algunos días complicados. “A todos mis fans, a la juventud, a la gente en general. Que se cuiden que vean que esto no es un chiste, que, a pesar de que hay tantos cuentos mediáticos, el virus como tal sí existe y es muy peligroso. Así que cuídense mucho”, comentaba tras agradecer un premio frente a cualquier ola de conspiración.

Dios bendiga al reggaetón

Pasando a sus canciones, a él le pertenece una jaculatoria que muchos otros han repetido. Esa que dice “Dios bendiga al reggaetón. Amén”. Precisamente la canción se llama simplemente así: ‘Reggaeton’. Y en la letra, sin muchas profundidad, dice que este es el ritmo que pide el pueblo y las mujeres.

Uno de los temas que más ha impactado a sus seguidores es muy personal. Se llama ‘Rojo’ –de su disco Colores– y los comentarios al respecto en la red son infinitos. Siempre pudoroso con algunos aspectos de su vida privada, se le ha conocido –aunque mucho después– una relación relativamente duradera. En esta canción afronta una de sus carencias, el no haber sido padre. “A quién le mientes si en tu soledad, quieres verme otra vez. Por ti respondo lo que tú me das, lo que nadie sabe. Me decido por ti, te decides por mí”, canta con cierta nostalgia. Me dan ganas de ti, te dan ganas de mí. A la misma hora, te quiero sentir aquí…” suspira. Ahí hay dolor y no solo buenrollismo aunque algunos les parece todo muy ‘chévere’.