Sigue el encuentro desde esta misma web el miércoles 25 de Noviembre a las 18:00h (España). Recarga la página si no lo ves.

No confundamos…

CIRIACO BENAVENTE MATEOS | Obispo de Albacete

“Miles de muchachos, chicos y chicas, profesarán su fe con alegría, no solo en los templos, sino también en las calles y en las plazas, en el metro y en los autobuses. No lo harán por fanatismo o por orgullo, sino como consecuencia de una convicción ferviente”.

Un grupo de padres asumió la responsabilidad de la catequesis de niños de la parroquia. Pidieron consultar las partidas de bautismo de los últimos años para visitar a las familias y proponerles la incorporación al grupo. La respuesta del responsable fue sorprendente: “No, vosotros no sois testigos de Jehová”.

Estamos a un paso de la JMJ. Miles de muchachos, chicos y chicas, profesarán su fe con alegría, no solo en los templos, sino también en las calles y en las plazas, en el metro y en los autobuses. No lo harán por fanatismo o por orgullo, sino como consecuencia de una convicción ferviente, capaz de superar miedos, timideces, respetos humanos. Ya veréis cómo no faltará quien considera tal comportamiento como propio de las sectas. Me dolería que así fuera entendido en ambientes eclesiales puristas –no sé si eficaces– de la pastoral.

Me gusta que la evangelización vaya acompañada con el testimonio de vida y, sobre todo, con el compromiso con los más pobres. Pero para quienes abominan de profesar o anunciar la fe en público, alegando que son métodos que la modernidad no soporta, bastaría que miraran a los mítines de las recientes elecciones, a la propaganda que nos inunda, a otras manifestaciones más provocativas y de peor gusto que gozan de carta de ciudadanía.

¿No vendrá la extrañeza de que hemos perdido audacia, de que nuestra Iglesia se ha quedado muda ante los cantos del secularismo? Pienso en Pablo, en Francisco de Asís, en Domingo de Guzmán o en Ignacio de Loyola. Ellos sí evangelizaban por plazas y caminos.

La Nueva Evangelización debe aprovecharlo todo: los tejados y las antenas, las calles y las plazas. Ofrecer sin imponer no es una ofensa, es un obsequio a la libertad del otro.

En el nº 2.764 de Vida Nueva.

NÚMERO ESPECIAL de Vida Nueva

ESPECIAL JMJ 2011 MADRID en VidaNueva.es

Compartir