.


Juan Antonio Guerrero, un misionero para el ‘ministerio’ de Economía del Vaticano

Prefecto de la Secretaría para la Economía Vaticana

El papa Francisco acabó el jueves 14 de noviembre con el vacío de poder que había en la gestión de las cuentas de la Santa Sede al designar al jesuita extremeño Juan Antonio Guerrero, de 60 años, como nuevo prefecto de la Secretaría para la Economía. El cargo estaba vacante tras el cese de George Pell, aunque no ejercía sus responsabilidades desde que regresó a su país para defenderse de las acusaciones de pederastia.

Guerrero tomará posesión a comienzos de 2020 de su nuevo cargo, que ejercerá en principio por cinco años. Arturo Sosa, superior general de la Compañía de Jesús, le ha pedido al Papa que haga una excepción y no ordene arzobispo al jesuita español, como se esperaría por tratarse de un prefecto de la Santa Sede.

Excelente trayectoria

Fue el responsable de esta congregación religiosa en la provincia de Castilla entre 2008 y 2014, un período en el que se integraron los cinco territorios en que estaba dividida España, y desde 2017 trabajaba como delegado del superior general para las casas y obras interprovinciales en Roma.

La Pontificia Universidad Gregoriana, el Instituto Bíblico, la revista ‘La Civiltà Cattolica’ y el ‘Observatorio astronómico Vaticano’ han sido algunas de las instituciones que han estado estos dos últimos años bajo su responsabilidad. También cuenta con bagaje en tierras de misión, pues entre 2015 y 2017 desarrolló su apostolado en Mozambique, donde ejerció de ecónomo y coordinador de proyectos y captación de fondos.

Inteligente y discreto

“Es una persona que vale mucho. Es inteligente, discreto, preparado, sencillo y transparente. Sabe estar sin llamar la atención donde le corresponde”, cuenta sobre el nuevo prefecto de la Secretaría para la Economía el sacerdote Antonio Becerra, párroco de Santa María de Mérida, la parroquia a la que pertenece la familia de Guerrero. Amigos desde hace años, el sacerdote emeritense está convencido de que el jesuita “cuenta con todo lo que hace falta para colaborar con talento con el papa Francisco”.

El actual provincial de España, Antonio España, celebra con estas palabras el nombramiento de Guerrero: “Su espontaneidad aparece cuando conversas con él. Resulta destacable su capacidad para detectar problemas y definirlos lo mejor posible. Tiene una gran disposición al diálogo y a la escucha. También sabe cómo articular y exponer sus ideas de forma clara y firme. Mantiene y cultiva la amistad de forma intensa con los más cercanos. Disfruta, sobre todo, con los encuentros espontáneos y sencillos donde no hace falta aparentar, sino ser cada uno como es”.

Lea más:
Noticias relacionadas
Compartir