.


¿Quién es Jeanine Áñez, la nueva presidenta de Bolivia que llega al poder con la Biblia en la mano?

  • La hasta ahora vicepresidenta segunda es proclamada tras la caída de Evo Morales
  • En 2013 difundió en Twitter varios mensajes en los que llamaba “satánicos” a los indígenas

Los hechos en Bolivia se han acelerado desde que, el pasado domingo 10 de noviembre, se anunciara el abandono del poder por Evo Morales, quien renunció a la presidencia del Gobierno tras ser forzado por los militares, después de varias semanas de protestas en la calle acusando al líder del Ejecutivo de haber manipulado las elecciones generales que le habrían renovado para un nuevo mandato. Solo dos días después, este martes 12, asumió como presidenta interina Jeanine Áñez.

A la renuncia de Evo Morales, quien ya se encuentra en México, donde ha recibido el asilo por parte del presidente López Obrador, se sucedieron las de los que le seguían en el escalafón del poder ejecutivo, todos ellos militantes del Movimiento Al Socialismo, la formación de Evo Morales: el vicepresidente, Álvaro García Linera; la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra; y el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda. La circunstancia ha hecho que haya aceptado la presidencia interina, siempre con la exigencia de convocar nuevas elecciones, Jeanine Áñez, vicepresidenta segunda del Senado.

Sesión parlamentaria, suspendida

La política, que en su día fue presentadora de televisión y que milita en la hasta ahora alianza opositora Plan Progreso y Convergencia Nacional, fue proclamada ayer como presidenta del Gobierno. Iba a ser en la Cámara Alta, en una sesión extraordinaria en el Parlamento, pero esta se suspendió por “falta de quórum” al negarse a participar en ella el Movimiento Al Socialismo, con clara mayoría de diputados, mostrando así su disconformidad ante lo que alegan que es la “ilegítima” consumación de un “golpe de Estado”.

En ese momento, se optó porque la nueva presidenta fuese proclamada directamente en el palacio presidencial, en una breve ceremonia presidida por el jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, el mismo que se levantó este domingo contra Evo Morales y forzó su marcha. Lo que llamó la atención de millones de personas, dentro y fuera de Bolivia, es que Áñez acudiera a la sede del Gobierno con un voluminoso ejemplar de la Biblia en la mano y proclamando solemnemente que “la Biblia ha vuelto al Palacio”. A un lado, había defensores de Morales que la pitaban y, al otro, seguidores suyos que daban “glorias a Dios”.

“A Dios nadie lo reemplaza”

Su fuerte carácter lo ha mostrado la nueva presidente muchas veces en las redes sociales, cargando especialmente contra los pueblos originarios indígenas. Así, hoy está difundiéndose mucho un tuit que publicó el 20 de junio de 2013: “¡Qué año nuevo aymara ni lucero del alba! ¡Satánicos, a Dios nadie lo reemplaza!”. Ese mismo año, el 14 de abril, también publicó: “Sueño con una Bolivia libre de ritos satánicos indígenas. La ciudad no es para los indios. Que se vayan al Altiplano o al Chaco”.

Noticias relacionadas
Compartir