Sigue el encuentro desde esta misma web el miércoles 25 de Noviembre a las 18:00h (España). Recarga la página si no lo ves.

‘Pederoclastia’: el arzobispo de Toledo clama contra una exposición “grotesca” contra la Iglesia

  • Braulio Rodríguez ha subrayado que la obra de Fernando Barredo “nada tiene que ver con la libertad de expresión”
  • “Si esos insultos fueran dirigidos contra otra religión, tal vez se daría otro tipo de contestación”

Pederoclastia

La que era -hace varios siglos- una capilla de la Inquisición, se ha transformado hoy en el Círculo de Arte de Toledo. Es en este lugar, precisamente, donde el artista Fernando Barredo ha instalado la exposición ‘Pederoclastia’, una muestra tridimensional con la que ha pretendido denunciar los casos de abusos sexuales acometidos por miembros del clero de la Iglesia católica. Una escenografía que ha sido duramente criticada por miembros de VOX y, ahora, por Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo, quien la ha calificado como “grotesca” e “insultante”. Algo que, además, “nada de esto tiene que ver con la libertad de expresión y sí con la responsabilidad en lo que se dice y acusa”, que recae también en el “actual propietario del inmueble”.

“Ni yo, obispo de Toledo, soy un ‘obispóptero’, lleno de lujuria, ni los sacerdotes toledanos, de los que soy responsable, son lo que dice semejante exposición”, ha recalcado el prelado en su escrito semanal, que lleva por título ‘Vivir en una época neopagana’. “No se trata de defender que los hijos de la Iglesia hacen todo perfecto, no pecan nunca y no haya conductas que rechazar con toda la fuerza de la que seamos capaces: conductas como la pederastia en algunos sacerdotes o personas vinculadas a las instituciones eclesiales”, continúa el arzobispo, dejando claro que la pederastia “no es en absoluto admisible” en ningún ámbito.

“Todos sabemos el tremendo revulsivo que ha supuesto en la Iglesia Católica la inaceptable pederastia de sacerdotes y cómo cortar radicalmente esta lacra”, añade, resaltando, a su vez, que se trata de una problemática que no afecta únicamente a la Iglesia católica, sino a “toda la sociedad española y europea”. Por este motivo, Rodríguez pide distinguir entre “quienes no pertenecen a la Iglesia o están alejados de ella, pues nada o muy poco comparten con ella dentro del respeto normal en una sociedad plural, y quieres exhiben esta serie de insultos impresentables sin pruebas”. “A los primeros los respeto; a los segundos, tengo que decir sencillamente que se insultan a sí mismos, por mucho que crean que están en primera línea de pensamiento crítico”, añade.

Abusos e impunidad

Barredo, por su parte, ha subrayado en el portal laicismo.org – ya que es coordinador de la plataforma ‘Toledo Laica’ – que su obra “no arremete contra todos los sacerdotes, sino sólo contra los que han abusado sexualmente de niños y niñas”, y a aquellos obispos que se han limitado “a cambiarles de parroquias cada vez que ha estallado un escándalo, con lo que se les brinda la ocasión, siempre aprovechada”, de continuar con los abusos.

“Esta exposición denuncia la abyecta pederastia de los miles de ‘socerdotes’ que han violado a niños y niñas en la más absoluta impunidad”, se ha defendido Barredo. De la misma manera, su obra critica a “los obispos, cardenales y papas que han hecho lo mismo o lo han encubierto sistemáticamente, institucionalizando semejante aberración con silencio sepulcral y abuso de posición dominante”. 

Sin embargo, ante esto el arzobispo ha recalcado que “el porcentaje de los que han abusado de menores es tan bajo respecto a toda la población española, que es un insulto a la inteligencia hacer afirmaciones que no son verdad, aunque haya sacerdotes pederastas, sí”. Asimismo, ha finalizado su escrito señalando que la Iglesia puede “aguantar insultos, calumnias hasta límites insospechados; también sabemos perdonar y no queremos reaccionar histéricamente con violencia, cuando, si esos insultos fueran dirigidos contra otra religión, tal vez se daría otro tipo de contestación”. 

Noticias relacionadas
Compartir