.


García Beltrán, sobre los abusos: “Hay que poner la verdad a la luz, aunque sea incómoda”

  • El presidente de la Comisión Episcopal de Medios entrega los premios Bravo, entre otros, a Elsa González, Tico Medina o Dani Pajuelo
  • El obispo de Getafe secunda al Papa en su elogio a los periodistas en su lucha para “desenmascarar” la pederastia

La periodista Elsa González recoge el premio Bravo

Elsa González, Tico Medina y Luis del Val. Un trío de periodistas veteranos centraron los focos de fotógrafos y cámaras durante la entrega de los Premios Bravo 2018, concedidos por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación de la Conferencia Episcopal Española. Junto a ellos, otros nombres, como el del marianista Dani Pajuelo, por su éxito como youtuber, la película “Campeones” o el grupo de música “La voz del desierto”.

El acto estuvo apadrinado por el secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, que excusó la presencia del presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, pues encabeza la delegación española en la Jornada Mundial de la Juventud que acoge Panamá.

Una sociedad más fuerte

El presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, Ginés García Beltrán, agradeció “el servicio de la comunicación a la sociedad”. En este sentido, respaldó las palabras del Papa durante el reciente discurso navideño a la Curia, en el que agradecía el trabajo de los medios para “desenmascarar a estos lobos”, refiriéndose a los casos de abusos sexuales. Al hilo de los casos de pederastia, comentó que “es una oportunidad que todos debemos aprovechar, aunque la verdad anunciada sea incómoda o precisamente por ello”.

Al igual que Francisco, el obispo defendió la labor de los periodistas: “Es su trabajo encontrar la verdad, ponerla a la luz, ofrecerla a los demás. Cuando los medios cuentan la verdad, la sociedad está en disposición de hacerse más fuerte”.

Todos los galardonados con el Premio Bravo 2018 de la Conferencia Episcopal

Todos los galardonados con el Premio Bravo 2018 de la Conferencia Episcopal

Poniéndose en la piel de los periodistas, el también obispo de Getafe reconoció “las dificultades económicas” del sector ante la irrupción de internet y el cambio de modelo de negocio. El prelado reivindicó la necesidad de “fuentes rigurosas” frente a las noticias falsas, que “se multiplican y difunden a más velocidad que las verdaderas y muchas veces empujadas por intereses ocultos”.

Defensa del secreto profesional

Pero el prelado también sacó la cara por los comunicadores ante los “preocupantes ataques al secreto profesional, que es tan necesario y que tanto precisamos”, en una clara referencia a la decisión de un juez de Mallorca de requisar los móviles y otros dispositivos de dos periodistas por sus informaciones en el caso Cursach.

“Pensamos que, para desarrollar el periodismo, son necesarios espacios de confianza protegidos y privilegiados que deben ser respetados por las autoridades públicas, no para el bien de unos pocos, sino para el bien de la sociedad”, exhortó el obispo.

Por la dignidad de la profesión

La periodista Elsa González tomó la palabra en nombre de los premiados. Al glosar su trayectoria profesional, con más de 30 años de trabajo en Cope a sus espaldas, la expresidenta de Federación de Asociaciones de Periodistas se detuvo precisamente en los ocho años que ha dedicado al frente de la institución para denunciar “la falacia de que cualquier ciudadano es un informador en potencia al colgar una noticia en la Red”. “Les aseguro que cuanto mayor es el volumen de noticias, más necesarios somos los periodistas”, reivindicó.

Elsa González instó a los gobiernos a “forjar ciudadanos críticos”, por lo que demandó que “se enseñe a los adolescentes la función de los medios de comunicación, es decir, el valor de la verdad”. A los empresarios, les propuso que dejen de “mercantilizar la información” y se abandone “la polémica como negocio televisivo”.

La deuda democrática

Así, lamentó que “los periódicos se han aligerado, no siempre ofrecen la profundidad que merecen. Se hace un periodismo de declaraciones o de propaganda y damos voz a quien tiene poco que decir”. “La democracia tiene una deuda con la prensa”, denunció.

“El periodista es el gran intérprete crítico en la era de internet, por eso es imprescindible una información exhaustiva y específica, de la fue precursor el cardenal Herrera Oria. El periodismo, así, es mucho más que un oficio”, defendió. En su discurso, González citó al que fuera director de Vida Nueva Colombia, Javier Darío Restrepo, para apuntar que, más allá de la universidad, “precisa una gran reserva interior”.

Recuerdo a José Luis Gago

González también elogió la figura de José Luis Gago –“quien me contrató”–, al que definió como “periodista de raza y de principios”.  En una intervención espontánea, Tico Medina también se refirió “al padre Gago”, además de elogiar el “valor reconocido” de personalidades eclesiales como Ignacio Ellacuría o el obispo Juan José Aguirre.

Dani Pajuelo recoge el Premio Bravo

Dani Pajuelo recoge el Premio Bravo

“La cruz siempre me ha ayudado y me ha acompañado durante toda mi vida”, expresó en una confesión pública de fe. Además, reveló que en una tratoría de Buenos Aires, hace varias décadas, conoció por casualidad a Jorge Mario Bergoglio.

El listado completo de galardonados es el siguiente:

  • Premio ¡Bravo! Especial: Elsa González. Periodista.
  • Premio ¡Bravo! de Prensa: Tico Medina.
  • Premio ¡Bravo! de Radio:  Luis del Val.
  • Premio ¡Bravo! de Televisión: Programa Aquí la Tierra de TVE.
  • Premio ¡Bravo! de Nuevas Tecnologías: Daniel Pajuelo, youtuber.
  • Premio ¡Bravo! de Cine: Álvaro Longoria, productor de ‘Campeones’ y de ‘Ni distintos ni diferentes, campeones’.
  • Premio ¡Bravo! de Publicidad: Anuncio “La felicidad se comparte” de Contrapunto BBDO para Lotería Nacional.
  • Premio ¡Bravo! de Música: Grupo musical: La voz del desierto.
  • Premio ¡Bravo! al Trabajo diocesano: Ex Aequo OFICIA, Oficina de información de las diócesis de Aragón; y Semanario diocesano El Eco, de la diócesis de Sigüenza- Guadalajara.
  • Premio ¡Bravo! de Comunicación pastoral: Publicación semanal Misa dominical, en su 50 aniversario.
Noticias relacionadas
Compartir