Mario León: “Las ayudas de Infancia Misionera las destinamos a nuestros hermanos musulmanes”

  • Se presenta la campaña de Infancia Misionera, que se celebra este domingo 27 en toda España
  • El oblato madrileño, que lleva 14 años en Sahara Occidental, agradece el apoyo de OMP a su acción social
  • La campaña del año pasado recaudó 16 millones de euros, con los que apoyaron 2.694 proyectos

José María Calderón, OMP, y el misionero español en Marruecos Mario León

En la mañana de este martes 22 de enero se ha presentado en la sede madrileña de Obras Misionales Pontificias (OMP) la jornada de Infancia Misionera, que se celebra este domingo 27 en nuestro país. Ha sido el primer acto público de José María Calderón, el nuevo director de OMP España, tras la designación estos días por la Santa Sede de quien se incorporó como subdirector con Anastasio Gil ya antes de su fallecimiento.

Calderón ha desglosado los datos de la campaña anterior, la de 2017, con la cual, a lo largo del año pasado, gracias a los 16 millones de euros recaudados a nivel mundial, pudieron apoyar 2.694 proyectos en todo el planeta. La aportación de España fue muy significativa, alcanzando los casi tres millones de euros. Un volumen con el que sostuvieron 516 programas de los que se beneficiaron 270.000 niños de África, Asia o América Latina.

Tomar conciencia

El sacerdote madrileño ha agradecido este apoyo económico, si bien ha enfatizado que “lo esencial es que la campaña facilite que los niños tomen conciencia de la importancia de la misión y de que ellos mismos pueden apoyar la labor de los misioneros. Porque, como siempre decimos, los niños ayudan a los niños”. “Eso es lo bonito –ha recalcado–, que los chicos sepan que su ayuda se dirige directamente a misioneros que apoyan a otros niños en contextos de pobreza y a madres gestantes”.

En este sentido, ha contado cómo, con la campaña de este año, inauguran un cuatrienio llamado ‘Con Jesús niño a la misión’. Cada una de las próximas cuatro ediciones girará en torno a un momento de la infancia de Jesús, siendo el protagonista de este año su nacimiento en Belén. Bajo el epígrafe de ‘Con Jesús a Belén, ¡qué buena noticia!’, se promueve en colegios y espacios de catequesis que los más pequeños hagan de periodistas y creen vídeos y periódicos en los que anuncien, desde su especial punto de vista, el acontecimiento central de la Historia.

Catorce años en Sahara Occidental

Junto a Calderón ha ofrecido su testimonio a los medios el prefecto apostólico del Sahara Occidental, el oblato madrileño Mario León. El misionero, que lleva allí desde 2004, ha detallado cómo es su vivencia como miembro de una minoría religiosa: “En un país de clara mayoría islámica, mis dos compañeros de congregación y yo compartimos nuestra fe en un mundo en el que todo es pequeño y sencillo, acudiendo a nuestras celebraciones solo unas decenas de personas”.

Pero su carisma va mucho más allá de la eucaristía… “Se basa es vivir la Buena Noticia entre los pobres, que en este ámbito son en su gran mayoría musulmanes”. De ahí que enfatice que “las ayudas que recibimos de Infancia Misionera las destinamos a ayudarles a ellos, a nuestros hermanos musulmanes. Dios no diferencia entre cristianos y musulmanes. Nos ama a todos, por lo que queremos ser una Iglesia que es ante todo un lugar de encuentro”.

Apoyo a tres proyectos

Así, apoyan tres proyectos relacionados con la infancia. El primero es sobre un “fenómeno novedoso y alarmante”, el de las mujeres de toda África que avanzan por el continente embarazadas con “la intención de dar a luz en España” y a las que “la realidad sorprende en Marruecos, siendo allí donde dan a luz”. “Algunas –detalla León– vienen acompañadas, pero muchas otras están solas. Las apoyamos con leche materna, pañales… Y ahora estamos tratando de levantar una guardería, aunque es muy difícil desde el punto de vista administrativo”.

El segundo programa es uno de apoyo a niños para que puedan seguir estudiando “y no se vean obligados a abandonar la escuela, continuando el círculo que llevó a sus padres a una situación de pobreza”. El tercero es un centro para discapacitados fundado en el año 2000 en la localidad de Dajla por el agente local Mohamed Fadel Semlali, conocido por todos como ‘Buh’ y que ha mandado un vídeo que se ha reproducido en la rueda de prensa. En él, este hombre, que lleva muchos años en silla de ruedas y que se formó en su niñez con una comunidad de San Juan de Dios en Las Palmas de Gran Canaria, ha destacado la inmensa labor realizada por los oblatos, que son “la columna vertebral del centro”, donde atienden a 60 niños con distintas enfermedades motrices, lo que en su contexto es considerado una “maldición”, una especie de “castigo de Dios”.

No son “malditos”

Huyendo de esta visión tradicional, los religiosos y este musulmán han revolucionado su entorno y dan “esperanza” a muchos niños y sus familias, extendiendo su influencia a toda la ciudad, despertando una oleada de voluntarios que acuden al centro a ayudar en lo que sea, provenientes de toda España como de Sahara Occidental. El último logro, concluye el misionero, ha sido “conseguir que una fisioterapeuta haya obtenido su título profesional y ejerza su labor en nuestro centro”.

En una ciudad de 200.000 habitantes en la que solo hay cuatro fisioterapeutas, el que cuenten con una y su acción sea casi gratuita para todos, es toda una revolución en un ámbito en el que los cristianos, pequeña minoría, buscan ser un fermento de buenas noticias.

Noticias relacionadas
Actualizado
22/01/2019
Compartir