Solo uno de cada diez ciudadanos en España es inmigrante

  • El SJM documenta en un informe que los extranjeros son un 9,78%, unos 4,5 millones
  • Otro 3,5 %, unos 2,1 millones, han nacido fuera, pero tienen nacionalidad española
  • Los jesuitas contrarrestan estos datos a “la vehemencia del debate político”

En un momento en el que en nuestro país y en el conjunto de la Unión Europea proliferan “falsas imágenes sobre el fenómeno migratorio, inducidas por sobrecarga de información mediática o por la vehemencia del debate político”, el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) sale al paso de la xenofobia con los datos en la mano.

Así lo hace con un informe que ha publicado este martes 15 de enero. Titulado ‘Población de origen inmigrado en España en 2018’, el SJM basa su estudio sobre la situación del año que acaba de concluir en datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI).

Estadística

Apostando por la estadística, ciencia objetiva frente a los excesos ideológicos que incurren en la deformación de la realidad, la entidad jesuita documenta que, “en 2018, un 9,78% (unos 4,5 millones) de la población residente eran extranjeros, mientras que un 3,5 % (2,1 millones) tenían nacionalidad española, aunque habían nacido en otro país”.

Lo más interesante en este sentido es acudir a los datos de 2017 y comprobar que, “en cuanto a la variación anual, se aprecia un crecimiento de la población total y de aquellas personas nacidas en el extranjero, lo que confirma una prolongada recuperación del número de personas migrantes residentes iniciada en 2015. Sin embargo, disminuye la cifra de personas nacidas en España y en otros países de la UE”.

Contrapeso positivo

En definitiva, mientras desciende el número de nativos españoles, lo que llevaría a un claro envejecimiento del país, este fenómeno preocupante en todos los sentidos (también en el económico) se contrarresta gracias al incremento de la presencia de los nacidos fuera.

Y es que, si se percibe “la pérdida de población a lo largo de los años de crisis y la recuperación iniciada en 2016”, esta mejora tiene un responsable: los inmigrantes que buscan en nuestro país una oportunidad de trabajar y realizarse que no tienen en el suyo propio. Una realidad, esta sí, que se puede documentar y en la que ideología no tiene poder para manipular.

Noticias relacionadas
Actualizado
15/01/2019
Compartir