Rector de la PUC-Chile: “El norte es tener una universidad más abierta e inclusiva en temas de mujer”

  • Ignacio Sánchez da a conocer los avances en la aplicación de acuerdos tras la manifestación feminista
  • Los temas abordados en las mesas de trabajo pasan desde protocolos en materia de violencia y acoso sexual hasta la inclusión y diversidad

En su edición dominical el diario El Mercurio entrevista al rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez, sobre los resultados alcanzados por las 7 mesas de trabajo constituidas como fruto de los acuerdos que tomó con las dirigentas de la toma de la Casa Central en mayo pasado.

Toma histórica

En la madrugada del 25 de ese mes, más de 200 jóvenes, estudiantes de la universidad organizadas en el Movimiento Autónomo Feminista Interseccional, ingresaron a la Casa Central, se atrincheraron en ella y se mantuvieron allí casi 4 días. Fue la primera vez de un hecho así, desde la toma que provocó la reforma universitaria en 1967. Intensas negociaciones de sus dirigentes con las autoridades universitarias, incluido el mismo rector, se mantuvieron en la búsqueda de una salida, evitando el desalojo a cargo de la policía.

Finalmente se firmó un acuerdo. Las dirigentes lo llevaron a la asamblea de la toma, donde demoraron casi 12 horas en su ratificación para aceptarlo. Entonces, cantando y tomadas de las manos, salieron pacíficamente de lugar.

“Habiendo concluido varias semanas de trabajo en siete mesas para avanzar en la equidad de género, además de la prevención de situaciones de abuso e inequidad hacia la mujer, es importante realizar un balance público, de una situación que acaparó el interés nacional” expresa Sánchez en un artículo suyo publicado en el medio digital El Mostrador, hace unos días.

Allí reprobó la toma que dio origen a este trabajo y recordó su contexto: “Un movimiento universitario nacional, que incluyó largas paralizaciones y tomas de recintos universitarios. Es necesario recalcar que, si bien las tomas no deben formar parte de la forma de hacer universidad, al producirse,  siempre es necesario dialogar y llegar a acuerdos que sean sustentables y que puedan aportar al bien común de la comunidad”.

Equidad de género

El petitorio de las estudiantes se estructuraba en 10 áreas relacionadas con el trato de la mujer en la universidad y otros temas vinculados. La negociación acordó abordarlos en 7 mesas de trabajo cuyos avances en estos meses son presentados por el rector. Estas conclusiones, afirma Sánchez, “constituyen el resultado del trabajo de un grupo amplio de autoridades, profesores, estudiantes, profesionales y administrativos, quienes participaron en estas instancias de reflexión e intercambio, conciliando visiones y puntos de vista”.

Los temas abordados en las mesas de trabajo fueron: protocolos en materia de violencia y acoso sexual; estrategias de prevención; educación feminista interseccional; madres y padres universitarios; inclusión y diversidad; trabajo de empresas externas; y ley de aborto en 3 causales. Sólo para este último tema no se constituyó la mesa.

No todos los acuerdos adoptados en estas mesas tienen efecto inmediato ya que varios deben ser aprobados por el Consejo Superior lo que ocurrirá en el primer semestre del 2019. En su entrevista a “El Mercurio” el Rector agrega que en ese mismo período espera “avanzar hacia una Dirección de Equidad de Género” que permita a la universidad abordar lo que, según Sánchez, reflejó esta toma: “un clamor, un grito de molestia por situaciones de falta de equidad, de falta de respeto, de falta de oportunidades, de subvaloración de la mujer durante tantos años en nuestra sociedad”.

Noticias relacionadas
Actualizado
19/12/2018
Compartir