Juan del Río: “Twitter se ha convertido en un auténtico púlpito en esta aldea global”

  • El arzobispo Castrense publica un libro con 280 reflexiones recogidas en su cuenta de Twitter
  • El prelado explica a Vida Nueva que escribe para creyentes y también “pensando en quienes no escuchan homilías”

juan del rio arzobispo castrense

Juan del Río, arzobispo Castrense, inició en 2017 la publicación de mensajes en Twitter en los que trataba temas de todo tipo: desde actualidad hasta pastorales, sociales… Ahora, 280 de esos tweets han sido recopilados en un libro titulado ‘Reflexiones en Twitter’. “Es un libro para reflexionar, para rezar y para cuestionarse distintos temas”, dice del Río a Vida Nueva. “Tiene un espíritu y carácter misionero, que sigue esa petición del Papa de abrirse al mundo digital”, añade.

No se define como un experto en redes sociales, sino como un sembrador. Utiliza tanto Twitter como WhatsApp para comunicarse,tanto con los capellanes castrenses como con los soldados, con aquellos que están aquí o con los que están de misión en el Índico y los que se encuentran en el Mediterráneo con los refugiados”, que reciben de esta manera un mensaje de su pastor.

“Cada día, después de la reflexión de la mañana, por ejemplo, pienso en esas semillas que quiero sembrar en forma de tweets”, explica. Para el arzobispo, Twitter se ha convertido en un auténtico “púlpito” en esta “aldea global”, desde el que lanzar tanto mensajes de reflexión como cuestiones que abran diálogo o “puntos clave de la homilía”. 

Diálogos con los que están en las periferias

“Tengo feligresía en misiones internacionales y lo que se pretende con los tweets y con este libro es, a partir de una preocupación pastoral, apoyar la búsqueda de Dios, establecer diálogo con los que se encuentran en la periferia existencial o preocupados”, señala.

“Se puede rezar a partir de un tweet”, añade, pero siempre depende “de como uno se lo plantee”. En este caso, son mensajes “que nacen del corazón, de una visión positiva del ser humano y de la fe”. Por este motivo, quiere provocar reflexiones y preguntas en un formato pensado “para que se pueda llevar siempre encima”.

Un mensaje para todos

Sin embargo, los mensajes recogidos no se dirigen únicamente a “quien posee fe”, sino que buscan que cualquiera, al leerlos, pueda buscar “lo positivo de la vida”. “Las redes sociales, dice Francisco, son una manera de lanzar puentes”, y en este caso, “pensando en esas personas a las que no les puedes dar una homilía, si les puede llegar un fragmento de estas reflexiones por medio de las redes”. 

Para ello, procura que el mensaje llegue “tanto a jóvenes como ancianos, de los que el Papa habla mucho”. “Intento  tener un lenguaje muy cercano, popular, evitando intelectualismos, aunque a veces por deformación profesional caigo en ello”, dice. “Francisco”, señala, “tiene el don de la comunicación, y el Señor sabe a quién reparte sus dones”.

Noticias relacionadas
Actualizado
27/11/2018
Compartir