.


Uruguay se da un baño de identidad nacional

Arranca oficialmente el Bicentenario de independencia de la República Oriental

El obispo Carlos Collazzi y el presidente José Múgica

(Washington Uranga. Montevideo) El 27 de febrero, se iniciaron oficialmente en Mercedes (280 kilómetros al oeste de Montevideo) los festejos del Bicentenario de independencia de la República Oriental de Uruguay. Un día después, se recuerda el llamado Grito de Asencio, primer levantamiento contra España, una sublevación que se inició bajo el mando de Venancio Benavides, a quien luego se le uniría José Gervasio Artigas, reconocido hoy como el principal héroe independentista.

Los actos comenzaron el lunes 28 con una celebración ecuménica en la catedral de Mercedes a la que asistieron los obispos católicos, con la presencia del presidente del país, José Mujica. En la rambla de la ciudad, se congregaron durante todo el día artistas nacionales y extranjeros, generando una fiesta popular que se cerró con un espectáculo de fuegos artificiales.

Como parte de la conmemoración, la Cámara de Diputados realizó, por primera vez en la historia del país, una sesión solemne en el teatro ‘28 de Febrero’ de Mercedes. Allí, Mujica recordó que “somos el país más equitativo de América Latina”, señalando que “ningún conflicto es más importante que la afirmación de nuestra nación y la unidad nacional”. Una idea en la que quiso insistir en todo momento y, refiriéndose a los patriotas que iniciaron aquel proceso revolucionario, destacó que “nunca tan pocos fueron capaces de semejante hazaña”. El mandatario estuvo acompañado por los ex presidentes Tabaré Vázquez (del gobernante Frente Amplio), Jorge Batlle (Partido Colorado) y Luis Alberto Lacalle (Partido Nacional), estos dos últimos opositores hoy al actual Gobierno.

Sin chovinismo

Ratificando su reciente reafirmación de la integración regional, Mujica reconoció que “debemos sentirnos orgullosos de ser orientales y uruguayos en el contexto de nuestra América”, pero aclaró que, en la celebración del Bicentenario “no habrá chovinismo”, porque la apuesta es “extender los brazos, en primer término, a todos los pueblos de América Latina”. En su opinión, los orientales han logrado “transformar las contradicciones armadas en diálogo político y las confrontaciones en negociaciones”.

Agregó Mujica que “no es poca cosa” haber logrado “la afirmación creciente de un sentido de nación profundamente republicano, donde nadie es más que nadie, donde caminamos con orgullo pero con humildad, donde esencialmente hemos logrado desde hace muchas décadas fraguar en esta injusta América Latina el país más equitativo y hemos custodiado una cultura que es una identidad, y hemos logrado transformar nuestros dolores, nuestras angustias, reelaborarlas para andar hacia el futuro”.

En el nº 2.744 de Vida Nueva.

Compartir