Muere el cardenal mexicano Adolfo Suárez Rivera

El arzobispo emérito de Monterrey tenía 81 años

(Pablo Romo Cedano-México DF) El pasado 22 de marzo, Sábado Santo, falleció a los 81 años de edad en México el cardenal Adolfo Antonio Suárez Rivera, arzobispo emérito de Monterrey.Nacido el 9 de enero de 1927 en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, allí creció y realizó sus primeros estudios, hasta que pasó al Seminario de Xalapa, en Veracruz, para proseguir su formación en el Pontificio Seminario de Montezuma en Nuevo México (Estados Unidos). Sus últimos estudios institucionales los cursó en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma, y en el Instituto Catequético Latinoamericano, en Santiago de Chile.

Ordenado sacerdote el 8 de marzo de 1952, ejerció como profesor de literatura clásica y filosofía en el Seminario conciliar de San Cristóbal de Las Casas, siendo obispos José Torreblanca y Tapia y Samuel Ruiz García, a quien le guardó toda la vida un especial cariño y admiración. En mayo de 1971, Suárez Rivera fue nombrado obispo de Tepic por Pablo VI, para pasar luego a ser el titular de Tlalnepantla, una de las diócesis católicas más pobladas de América Latina, hasta que el 15 de noviembre de 1983 fue promovido al Arzobispado de Monterrey. Ya en 1994, mientras en su ciudad natal se desarrollaban los diálogos de paz entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Gobierno mexicano, Juan Pablo II lo creó cardenal. Originario de Chiapas, siempre siguió muy de cerca la Comisión Episcopal por la Paz que se formó en aquel 1994 para coadyuvar con los esfuerzos de la Iglesia chiapaneca a trabajar por la paz.

Siendo obispo de Tepic, asistió a la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (27 de enero al 13 de febrero de 1979) en Puebla, México, y también participó en la siguiente Conferencia Episcopal en Santo Domingo (1992).  Su labor en Monterrey, ciudad de grandes extremos, fue calificada siempre de moderada y cercana al pueblo. 

En 2002 se despidió de esta arquidiócesis, cuyo gobierno pastoral fue asumido poco después por Francisco Robles Ortega, quien hace menos de un año fue creado cardenal por Benedicto XVI. Con la muerte de Adolfo Antonio Suárez Rivera, el Colegio Cardenalicio cuenta con 197 purpurados, cuatro de ellos mexicanos, de los cuales 119 serían electores en caso de Cónclave.

Actualizado
28/03/2008
Compartir