La Iglesia en México busca unificar el registro de sus bienes muebles e inmuebles

Los encargados diocesanos de la Dimensión del Cuidado de los Bienes Eclesiásticos y del Arte Sacro se encuentran reunidos en Ixmiquilpan, Hidalgo, para abordar este y otros temas

Con la finalidad de consolidar la Dimensión del Cuidado de los Bienes Eclesiásticos y del Arte Sacro (DIBEAS) de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en todas las diócesis del país, promover la vinculación con centros de educación superior y seminarios, así como lograr el registro unificado de los bienes muebles e inmuebles al servicio de la Iglesia, los representantes diocesanos de esta área se encuentran reunidos en el municipio de Ixmiquilpan, Hidalgo.

Los encargados de las DIBEAS han sido convocados al IX Taller Nacional bajo el título: “Contemplemos el esplendor de nuestras raíces”, que contempla una serie de actividades para propiciar la colaboración, el intercambio y la capacitación de los mismos para responder a los grandes retos en este campo.

Los participantes acudieron a la invitación del obispo Florencio Armando Colín Cruz, auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México y responsable de la Dimensión Episcopal del Cuidado de los Bienes Eclesiásticos y del Arte Sacro, quien ha querido dirigir su mirada en la Provincia Eclesiástica de Hidalgo, por su alto patrimonio cultural, histórico y de arte sacro.

Comprensión de la cultura mesoamericana

La Provincia Eclesiástica de Hidalgo está conformada por las diócesis de Tulancingo, Tula y Huejutla, Iglesias particulares donde destacan lugares como Tula, Actopan, Ixmiquilpan, Tepeapulco, Pachuca, sitios emblemáticos de la primera evangelización, “y fuentes de inspiración para ser discípulos y misioneros, como señala el documento de Aparecida”, afirmó Armando Colín en la invitación girada en agosto pasado.

Entre los objetivos planteados está el de “renovar la comprensión de la cultura mesoamericana integrada en la vida cristiana de modo admirable, por ejemplo en el estudio de la iconografía de la nave de la iglesia de san Miguel Arcángel en Ixmiquilpan, donde se expresa el mensaje cristiano en representaciones de guerreros jaguar en un amplio códice mural; se valora así el esfuerzo de fray Bernardino de Sahagún y sus trilingües en Tepeapulco”.

El deseo de lograr un registro unificado de los bienes muebles e inmuebles al servicio de la Iglesia reviste una gran importancia, toda vez que muchos de ellos sufrieron severos daños a consecuencia de los sismos de septiembre del 2017.

Noticias relacionadas
Actualizado
02/10/2018
Compartir