El congreso ‘Medellín 50 años’ bajo la mirada de Cáritas y la CLAR

  • Los frutos del evento retroalimentarán el marco estratégico de Cáritas América Latina y el Caribe, ha dicho su secretario ejecutivo
  • La secretaria adjunta de la CLAR valoró este espacio eclesial como “una oportunidad de encuentro, diálogo y fraternidad”

En la celebración del congreso eclesial ‘Medellín 50 años’, que concluyó ayer, 26 de agosto, confluyeron los esfuerzos del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos/as (CLAR), Cáritas América Latina y el Caribe, y la arquidiócesis de Medellín.

Vida Nueva conversó con Francisco Hernández, secretario ejecutivo de Cáritas, y con Mónica Benavides, secretaria adjunta de la CLAR, sobre la participación de estas instituciones latinoamericanas en tan importante evento. 

El Secretariado latinoamericano y caribeño de Cáritas (SELACC), es el brazo social de la Iglesia, especialmente por su trabajo humanitario y en la promoción de propuestas para el desarrollo de los pueblos indígenas, los trabajadores, la ecología, las mujeres, los derechos humanos y la infancia, entre otros.

Medellín y la dimensión social de la evangelización

Su secretario ejecutivo, Francisco Hernández, presbítero costarricense, aseguró que Cáritas se ha interesado plenamente este evento, “porque sin duda a partir de los documentos de Medellín, la dimensión social de la evangelización encontró un gran impulso y apoyo de parte de todas las conferencias episcopales”.

Hernández también se refirió a la importancia que ha tenido, durante el congreso, “analizar con diversos actores en la vida de la Iglesia si realmente hemos impactado sobre aquella realidad de exclusión y pobreza, para poder decir que hemos ido más allá de paliar los rostros de dolor y exclusión, y haber contribuido a generar en los últimos 50 años una América Latina más justa y fraterna”. 

En el congreso participaron 38 personas de las distintas pastorales sociales de la región, entre ellas: Colombia, Ecuador, Perú, Haití, Brasil, Venezuela, México, Costa Rica y Panamá, incluyendo un amplio grupo de 12 jóvenes.

De cara a las 22 comunidades de vida y aprendizaje que funcionaron durante el congreso, Cáritas aportó panelistas en temáticas como medios de comunicación, justicia, paz y reconciliación, laicos y migraciones y trata.

Frutos y proyecciones

Los aportes y resultados de ‘Medellín 50 años’, a su vez, serán asumidos en el  XIX Congreso Latinoamericano y del Caribe de Cáritas, a realizarse en febrero de 2019 en Honduras, anunció el secretario ejecutivo.

Sin duda –afirma el sacerdote– “será un excelente material para el diseño del marco estratégico de Cáritas de América Latina y el Caribe 2019-2023. Y al estar incorporado en este marco será posible lograr que sea parte de la cotidianidad del hacer de las Cáritas de cada conferencia episcopal”.

La CLAR en el congreso

La CLAR, fundada desde 1959 como organismo internacional de derecho pontificio, también participó activamente en la conmemoración de los 50 años de Medellín. Desde esta instancia se anima a las 22 conferencias nacionales de superioras y superiores mayores de América Latina y el Caribe. 

Con relación al congreso, su secretaria adjunta, Mónica Benavides, religiosa de las Hermanas de las Divinas Vocaciones (HDV), comentó que esta experiencia “ha sido, en primer lugar, una oportunidad de encuentro, diálogo y fraternidad. Pero ha sido también un trabajo articulado, en donde cada institución aporta desde su vida, experiencia, trayectoria y visión”.

La secretaria adjunta de la CLAR también explicó que todo el equipo del secretariado general ha estado al servicio de este evento a través de las distintas comisiones operativas. Además, contó que “también las comunidades religiosas contemplativas oraron por la preparación y realización del Congreso”.

Comunidades de vida

En cuanto a la participación de la CLAR en las comunidades de vida, señaló que su aporte se volcó, principalmente, en los grupos donde se asumió la Iglesia y los pobres, la mujer y la Iglesia, pastoral y religiosidad popular, vida consagrada, y comunidades eclesiales de base.

“Para el acompañamiento de cada una de ellas, la CLAR solicitó a la distintas conferencias nacionales su colaboración. De este modo la vida consagrada de América Latina y el Caribe también ha sido artífice del congreso”, puntualizó la religiosa.

Foto: Comunicaciones 50 años de Medellín

Noticias relacionadas
Actualizado
27/08/2018
Compartir