“Overbooking” en el Camino de Santiago

  • Este año se prevé batir los récords, con un diez por ciento más de peregrinos
  • Pilinchi Romero, religiosa voluntaria en el Centro de Acogida de Cristiana: “Los españoles demandan menos espacios de escucha que los extranjeros”

peregrino camino de Santiago con mochila y concha de vieira

El Camino de Santiago continúa batiendo récords históricos en número de peregrinos, los años santos ya no son el único reclamo para peregrinar a la ciudad compostelana. El Jacobeo de 1993 fue un hito que hizo saltar las cifras y pasar de los aproximadamente 10.000 peregrinos anuales a los 99.436 que se alcanzaron ese año. Desde entonces, cada año las cifran no paran de aumentar, alcanzando la mayor marca el año pasado, con 301.036 peregrinos. Aunque las cifras de 2018 parecen indicar que este año el número aumentará casi un 10% respecto al anterior.

Pilinchi Romero, religiosa del Sagrado Corazón y voluntaria en el centro de Acogida Cristiana en los Caminos de Santiago (ACC), explica a Vida Nueva cómo es el trabajo pastoral rodeada de miles de peregrinos diarios.

Peregrinación religiosa

“Hay mucha gente que dice que la mayoría de peregrinos no hacen el Camino por fines religiosos, pero eso es mentira. Los datos que tenemos, según una pequeña encuesta que hacemos cuando vienen a recoger la Compostela, dicen que el 53 % lo hace por motivos religiosos, el 40% por motivos espirituales y el 10% por turismo, deporte, ecología u otros motivos”, señala la religiosa.

Pilinchi Romero ha vivido en Egipto durante 45 años y desde hace dos trabaja en la ACC, lo que le ha permitido poder conversar con peregrinos de casi todo el mundo y hacer una radiografía de cómo son estos caminantes del siglo XXI: “La experiencia que tengo es que no hay fronteras, que todos somos hermanos y hermanas. Puedo estar hablando con muchísima paz y muy profundamente con una persona que no tiene nada que ver con mi fe o con una que no cree, pero somos todos hermanos y nos encontramos ahí. He tenido encuentros tan maravillosos…”.

Y añade el valor solidario que se refleja en el Camino, ya que “es impresionante cómo se ayudan entre ellos para no abandonar. A veces, me dicen, que son los otros peregrinos los que les ayudan y cogen la mochila, les arreglan los pies…”. Y ella siempre les cuestiona: “Pregunto a todos que si están contentos con la experiencia y todos, todos responden que sí, no he visto a nadie que no esté contento de haber hecho el Camino”.

Pilinchi Romero, religiosa del Sagrado Corazón

Acogida Cristiana

El centro internacional de acogida al peregrino, inaugurado por el arzobispo Julián Barrio en 2015, alberga varias estancias como la oficina del peregrino que entrega la ‘compostela’, una oficina de turismo, agencia de viajes, oficina de correos, asociaciones internacionales de acogida en diferentes idioma, capilla y la sede de la Acogida Cristiana en el Camino.

“La ACC forma a los voluntarios para la acogida cristiana en los albergues, en nuestras oficinas y en otros lugares; la mayoría han hecho el Camino y simplemente quieren devolver lo que les ha dado. También ofrecemos un manual de oración y acogida, generamos el espacio de oración que hay en la capilla y organizamos el Congreso Anual sobre el tema de acogida en el Camino de Santiago”, explica Pilinchi Romero.

De todo el mundo

En el primer semestre de 2018, las cifras arrojan que un 64,18 % de los peregrinos eran extranjeros y procedían de 150 países diferentes, estando a la cabeza Italia, Alemania, Estados Unidos, Portugal y Francia. Respecto a los españoles, la lista la encabezan andaluces y madrileños.

Los españoles demandan tener un rato de acompañamiento y escucha mucho menos que los extranjeros. Pero estamos trabajando en organizar mejor el dar información en los albergues para que nos conozcan a medida que vienen”, indica la religiosa del Sagrado Corazón y concluye: “Para mí lo más importante de todo es poder mostrar a Jesús por los pasillos sonriendo, escuchando, ayudando…”.

Noticias relacionadas
Actualizado
14/08/2018
Compartir