El Vaticano interviene a la Iglesia en Chile: creará una oficina especial de denuncias de abusos

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Jordi Bertomeu, ya están en Chile para realizar la misión pontificia que no solo escucha, sino que también capacita personal y deja una oficina directa de la Santa Sede para acoger denuncias sobre abusos sexuales.

Suena feo decirlo, pero todos los signos así lo muestran. La Santa Sede actúa directamente, sin los conductos oficiales normales: Nunciatura y Episcopado. Incluso el papa Francisco escribe una carta, de 8 páginas, al “Santo Pueblo de Dios que peregrina en Chile”. ¿Y los obispos? Se enteran por los medios de comunicación.

El lunes 11 arribaron a Santiago el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Jordi Bertomeu. En este segundo viaje vienen para “ser un signo de la cercanía del Papa con el pueblo y la Iglesia en Chile. También, prestar una ayuda técnica y jurídica concreta para las curias diocesanas de Chile, para que puedan dar respuestas adecuadas a cada caso de abuso sexual de menores cometido por clérigos o religiosos”, como expresó Scicluna en un comunicado leído ante la prensa, en la Nunciatura, la tarde de su llegada.

Capacitación para escuchar denuncias

Hubo mucha sorpresa en la Iglesia chilena al escuchar ese objetivo para esta nueva visita que se había anunciado como una “misión en Osorno”. Después de la lectura del comunicado, Scicluna no respondió preguntas. Sí lo hizo Cristián Amaya, jefe de comunicación del Arzobispado de Santiago, quien explicó que se programarán capacitaciones en todas las diócesis del país a fin de habilitar equipos de personas que puedan acoger en forma efectiva las denuncias por abusos de religiosos. Aclaró que la idea es “que las víctimas sean realmente escuchadas”, con lo que se entiende que lo hecho hasta ahora no ha sido suficiente ni aceptable. Por ello, se habla de invitar también a víctimas para la elaboración de los protocolos necesarios.

Esta tarea tendrá epicentro en la oficina especial que abrirá la Santa Sede en la Nunciatura en Santiago, para recibir denuncias directamente. El encargado de esta oficina será presentado antes del regreso de Scicluna al Vaticano. 

Este proceso se pondrá en marcha hoy miércoles en la Casa Central de la Universidad Católica cuando se reúna un grupo de canonistas con los delegados papales.

Diálogo con el Fiscal Nacional

‘El Mercurio’ anuncia hoy que el fiscal nacional, Jorge Abbott, se reunirá esta tarde con el arzobispo Scicluna en la Nunciatura para precisar las gestiones y alcances de las denuncias que llegan a la justicia civil. En esa oportunidad también verán el requerimiento de cooperación internacional al Vaticano que enviará el Ministerio Público solicitando información respecto a sacerdotes y funcionarios de la Iglesia denunciados por abusos sexuales o de los que pudieran tener antecedentes y no estén, por el momento, investigados penalmente en el país. Este oficio será “abierto” e incluirá religiosos nacionales o extranjeros involucrados en hechos que pudieran ser constitutivos de delito, sean estos de carácter sexual o de otra índole, dado que se busca que la solicitud sea “amplia”.

También participarán en la reunión de Scicluna y Abbott los directores de las unidades especializadas de Derechos Humanos y Cooperación Internacional de la Fiscalía Nacional. Abbott explicaría a Scicluna los alcances del requerimiento en el que actualmente trabaja con su equipo y que ya contabilizan más de 40 víctimas en Chile, sumados los denunciantes de Santiago, Rancagua y Talca.

La misión pontificia viajará mañana jueves a Osorno donde permanecerá hasta el domingo, día en que se espera una celebración eucarística en la iglesia catedral que culmine con gestos de reconciliación eclesial.

Noticias relacionadas
Actualizado
14/06/2018
Compartir