Tres alcaldes de Aragón denuncian al obispo de Lérida ante el Vaticano

Alcaldes de tres pueblos de Aragón denuncian ante el Vaticano al obispo de lérida

“Hartos de cómo se comporta el obispo de Lérida con los bienes de Aragón”. Así de tajante se mostró Obdulia Gracia, alcaldesa de Peralta de Alcofea y portavoz del grupo de tres alcaldes de localidades aragonesas que han enviado una carta a la Santa Sede denunciando el comportamiento de Salvador Giménez, obispo ilerdense, y su negativa a devolver el arte religioso aragonés, que se contrapone a las indicaciones provenientes del Vaticano.

En la misiva firmada por los alcaldes de Berbegal, Peralta de Alcofe y Villanueva de Sijena, se lamenta que en una exposición desarrollada en un museo diocesano se haya expuesto un mural sobre presos políticos catalanes, entre los que aparecen los condenados a 12 años de prisión por atentar contra la Basílica del Pilar. Los regidores municipales piden a las altas instancias vaticanas que obliguen a Giménez a abandonar el consorcio del museo diocesano y entregue las piezas artísticas reclamadas.

Bertomeu: “El Papa tomará medidas a corto plazo”

El sacerdote español Jordi Bertomeu, quien formó parte de la comitiva enviada desde el Vaticano a Chile para investigar los casos de posibles abusos sexuales y encubrimiento por parte de la cúpula episcopal, afirmó que espera “medidas concretas en el corto plazo”, porque “el Papa es un hombre de palabra y si lo dijo, las habrá”. Mientras, Francisco se reúne por tercera vez con el los obispos chilenos.

“Es de esperar alguna conclusión que sea importante. Se darán puntos de reflexión, y es cierto que estamos ante un momento muy particular de la Iglesia universal, no solo para Chile“, continuó el Bertomeu. Por parte de la Iglesia chilena habló Fernando Ramos, portavoz de la Conferencia Episcopal, quien indicó que “el Papa nos escuchó y hubo un diálogo que fue muy interesante, muy profundo. Estamos muy contentos”.

Arzobispo de Cracovia: “La democracia en Polonia es una ilusión”

Tadeusz Pieronek, arzobispo de Cracovia, ha denunciado la concentración de todos los poderes en manos de una sola persona en Polonia: Jaroslaw Kaczyński. El hombre fuerte del país, el líder del PiS (Partido de la Ley y la Justicia), no es otro que el gemelo del presidente que desapareció en un accidente aéreo el 10 de abril de 2010 sobre Smolensk, en Rusia.

El prelado que cuenta con 82 años y experimentó el régimen comunista polaco realiza un diagnóstico poco halagüeño sobre su país: “Podemos hablar de una deriva autoritaria. No hay democracia en Polonia. Es una ilusión de democracia”.

Noticias relacionadas
Actualizado
17/05/2018
Compartir