El cardenal Aguiar pide transparencia y honestidad en el manejo de los bienes de la Iglesia

  • El arzobispo de México hizo un llamado al Episcopado a valerse de los Consejos de Asuntos Económicos para eficientar los recursos y contar con una mejor pastoral
  • “A veces hablamos tanto y solamente de las cosas celestiales, que las dejamos sin referencia a las cosas terrenas”, dijo

Desde su llegada a la Arquidiócesis de México, el pasado 5 de febrero, el cardenal Carlos Aguiar Retes ha exhortado a los sacerdotes capitalinos a establecer Consejos de Asuntos Económicos (CAE) parroquiales, con la finalidad de dotar a las diferentes pastorales de los recursos necesarios para su buen funcionamiento.

Así lo hizo en las tres vicarías episcopales que ha visitado hasta el momento, y seguramente lo hará en las cinco restantes. Y es que, tal como el arzobispo Primado les ha expuesto a los sacerdotes, los CAE no deben verse como una obligación, sino como una manera indispensable de mejorar la pastoral.

Ingresos necesarios

Los CAE no tienen la misión de ser auditores, sino la de ser promotores a fin de que la Iglesia tenga los ingresos necesarios para su pastoral”, dijo el 19 de febrero a los sacerdotes de la III Vicaría “San Felipe de Jesús”, la primera de las zonas pastorales que visitó.

El cardenal Carlos Aguiar está convencido de la utilidad de los CAE, de tal forma que no solamente ha expuesto la importancia de éstos al presbiterio arquidiocesano, sino que ha llevado la propuesta al pleno de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

Este martes 10 de abril, durante el segundo día de actividades de la 105 Asamblea Plenaria de la CEM, el arzobispo Primado presidió una Misa, y en ella hizo un llamado al manejo adecuado de los bienes de la Iglesia, en beneficio de la pastoral.

Indispensable responsabilidad

Tras recordar que el libro de los Hechos de los Apóstoles ofrece una mirada a la realidad administrativa de la Iglesia primitiva, en la que todo lo ponían en manos de los apóstoles y satisfacían las necesidades de la comunidad, el Arzobispo apuntó para los sucesores de los Apóstoles, la administración económica también es una grave e indispensable responsabilidad.

Explicó: “Hoy los obispos necesitamos que cada Iglesia particular tenga conciencia clara de la importancia de llevar una administración honesta, transparente, solidaria y subsidiaria de los bienes; y para ello es necesaria la colaboración de los presbíteros y de los fieles laicos”.

En este sentido, llamó a los pastores mexicanos a considerar la administración de los bienes como un factor fundamental para la pastoral, “de manera que entendamos que la buena administración hará posible una puesta en común de los recursos humanos, estructurales, y financieros en beneficio de la comunidad eclesial de cada diócesis”.

Discernimiento a cada paso

Aseguró que para alcanzar estos objetivos es necesario ir descubriendo cómo se deben ir dando los pasos, mediante el discernimiento en momentos coyunturales y auxiliados por las estructuras previstas, que en el tema de la administración de los bienes, deben ser los CAE, tanto diocesanos como parroquiales.

“Me atrevo a afirmar –concluyó– que a veces hablamos tanto y solamente de las cosas celestiales que las dejamos sin referencia a las cosas terrenas. Cuando el testimonio de Jesús fue encarnarse para hablarnos de la vida humana y sus contextos terrenales. Eso sí, orientando la experiencia terrenal a la meta y destino celestial”.

Cabe señalar que el cardenal Aguiar Retes actualmente se apoya de la firma de consultoría Ernest & Young para elaborar un diagnóstico tanto financiero como operativo de la Arquidiócesis de México, una de las más grandes del mundo, con la finalidad de llevar a cabo una reingeniería de la Iglesia capitalina en todos los sentidos.

Noticias relacionadas
Actualizado
11/04/2018
Compartir