La relación entre sacerdotes y obispados no es laboral, según resuelve la justicia

Sacerdote con clergyman, tirilla, alzacuellos

En el litigio por la demanda de un religioso contra el Arzobispado de Madrid, después de que estos le retiraran el estado clerical y le desvincularan del sacerdocio, al considerar probado que había cometido una serie de actos delictivos, el Tribunal Superior de Justicia se ha declarado como no competente.

El juzgado de lo social decretó su falta de jurisdicción para poder conocer el asunto, resolución confirmada por el tribunal regional, que recuerda que la relación de los sacerdotes con el obispado carece de los elementos esenciales de la relación laboral. Esto es el contrato laboral, ya que el vínculo tiene un carácter espiritual.

Según la resolución, se establece que la subordinación y la retribución “no derivan de un contrato ni de la inclusión en el ámbito de organización y dirección de una empresa, sino de la incorporación de índole espiritual a una organización de vivencia y difusión de creencias religiosas”.

La Iglesia venezolana levanta la voz ante “la injusticia social”

Pedro Pablo Aguilar, director de prensa de la Conferencia Episcopal Venezolana, indicó que la Iglesia tiene “el deber de alzar la voz ante las injusticias sociales y denunciar las cosas que no están bien”. En una entrevista concedida a Globovisión, Aguilar recalcó que la institución no se mete en política, porque no milita en ningún partido, pero “no se puede quedar callada ante las injusticias cometidas contra el pueblo de Dios”.

El sacerdote declaró que el Gobierno quiere mantenerse en el poder a costa del sufrimiento del pueblo, y que la oposición no ha podido encontrar el bien común para salir de la situación que aqueja al país. “La conferencia episcopal no prohibiría a sus sacerdotes hablar de un tema político porque esa es la voz de un hijo de Dios”, expresó.

Un estudiante brutalmente golpeado en Lyon será recibido por Francisco

Marin, el joven estudiante, brutalmente golpeado en noviembre de 2016 en Lyon, será recibido el próximo 11 de abril en el Vaticano por el Papa. El joven estará acompañado por su madre, Audrey, y el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, según informan medios franceses.

De Francisco recibirán palabras y gestos de consuelo para ayudarles a superar lo ocurrido. Marín recibió varios golpes en la cabeza con una muleta, por los que quedó gravemente herido después de haberse interpuesto entre un grupo de personas que reprochaban a una pareja que se besaran en la calle.

Noticias relacionadas
Actualizado
06/04/2018
Compartir