Blázquez afirma que el abad del Valle de los Caídos “no se puede negar” a sacar restos si se lo pide Patrimonio Nacional

  • Sobre la prisión permanente revisable, el cardenal de Valladolid pide no peder de vista “la dignidad humana”
  • El presidente del Episcopado presenta la Semana Santa de Valladolid, “un espectáculo de belleza y hondura religiosa”

El cardenal Ricardo Blázquez se ha mostrado esta mañana partidario de que si los responsable civiles del Valle de los Caídos piden la exhumación de los restos mortales allí custodiados, “el abad no se puede negar”, según afirmó en la mañana de este 16 de marzo durante el desayuno informativo organizado en Madrid por el Fórum Europa.

A preguntas de los periodistas, el arzobispo se Valladolid no eludió meterse en un terreno pantanoso, y más tras la reciente negativa del abad, Santiago Cantera, a acudir ante la Comisión de Justicia del Senado para declarar sobre la exhumación de los cadáveres de dos hermanos, tal y como autoriza a sus familiares una resolución judicial.

“En la cuestión del Valle de los Caídos –aseguró el presidente del Episcopado español–, hay dos instituciones que confluyen: Patrimonio Nacional y una comunidad monástica de benedictinos. Estos tiene unas competencias en relación con el culto, con el templo, con la oración. Y Patrimonio Nacional tiene otras. Pensemos, por ejemplo, si la autoridad legítima le dice al abad ‘aquí tenemos unos restos, mandamos que sean custodiados aquí’, el abad no se puede negar, ni para recibirlos ni para sacarlos. El responsable en ese punto es Patrimonio Nacional, y el abad y su comunidad van a rezar todos los días, porque allí hay una cruz y no podemos olvidar que esa  cruz es el símbolo fundamental de la pacificación”.

“La pastoral penitencia tiene un sentido”

Más comedido se mostró el purpurado en el otro gran tema de actualidad por el que se le preguntó. “La prisión permanente revisable es una cuestión que discuten los políticos. Acontecimientos como el de este niño [Gabriel Cruz] nos han tocado profundamente. Somos sensibles a estos hechos y la sociedad también tiene que defenderse eficazmente, pero nunca perdemos la condición de la dignidad humana y la pastoral en los centros penitenciarios tiene un sentido”, señaló Blázquez.

El encuentro informativo había sido organizado para presentar en la capital la Semana Santa de Valladolid, “un acontecimiento religioso y cultural de primera magnitud”, en palabras de Blázquez, para quien las manifestaciones fuera de los templos constituyen una aspecto singular “que hacen que esta Semana Santa vallisoletana sea única“.

En este sentido, se refirió a varias procesiones, aunque destacó la del Domingo de Ramos. “En ningún sitio –añadió– había percibido una procesión de este estilo, concurridísima, con miles de niños acompañados por sus padres y abuelos en un silencio respetuoso. Es tanta la gente que es un espectáculo de belleza, socialización, hondura religiosa y transmisión con orgullo de la herencia recibida de padres a hijos”.

“Los políticos no deben dar la espalda a la religión”

Para el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, también presente para presentar esta manifestación de fe, pero también de cultura, la Semana Santa es “el acontecimiento por antonomasia de Valladolid, el gran acontecimiento del año y con una característica que la distingue del resto en que el hecho cultural y religioso está marcado por la sobriedad, es un acontecimiento sin altavoz, con el silencio espeso, sombrío y doliente, como lo destacaba Miguel Delibes”.

El edil socialista reivindicó la colaboración entre las administraciones y la Iglesia, asegurando que “el papel de las autoridades civiles no consiste en estar de espalda al hecho religioso”, destacando el entendimiento que existe entre ambas en la capital castellana. “La aconfesionalidad del Estado nada tiene que ver con que la política, la sociedad y la Iglesia estén de espaldas. A veces tienen objetivos comunes y deben trabajar por ellos juntos”, afirmó tras aclarar que pensaría lo mismo aunque no fuese católico.

Felipe Esteban, presidente de la Junta de Cofradías Semana Santa de Valladolid, finalizó el acto reivindicando el papel de estas organizaciones –”algunas con cinco siglos de historia en Valladolid”–, que realizan una destacada labor asistencial, desarrollando proyectos de bolsas de caridad y proyectos de ayuda al desarrollo, y que siguen siendo un elemento muy desconocido y no muy justamente tratadas, a pesar de lo cual siguen intentando mantener su labor en una condiciones precarias”.

Actualizado
16/03/2018
Compartir