Francisco en el Ángelus: “La Cuaresma es tiempo de penitencia, pero no de tristeza”

  • Bergoglio ha recordado a los jóvenes que pueden participar del Sínodo de Obispos de forma online
  • El Papa a los presos: “Os animo a vivir este período como una oportunidad para la reconciliación”
     

Ángelus del papa Francisco 18 de febrero 2018

Como cada domingo, el papa Francisco se ha asomado hoy, 18 de febrero, a las 12:00 horas a la ventana del Palacio Apostólico para rezar el Ángelus ante los miles de fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro pese a la lluvia. En este primer domingo de Cuaresma, el Pontífice ha recordado que estamos en “un tiempo de conversión, de lucha contra el mal y de penitencia, pero no un tiempo triste”.

Bergoglio ha sostenido que en este domingo, el Evangelio recuerda los temas de la tentación, la conversión y las Buenas Nuevas. “El evangelista Marcos escribe: ‘El Espíritu empujó a Jesús al desierto y permaneció en el desierto cuarenta días, tentado por Satanás’ (Mc 1, 12-13). Jesús va al desierto a prepararse para su misión en el mundo. Él no necesita conversión, pero, como hombre, debe pasar por esta prueba, tanto para sí mismo, obedecer la voluntad del Padre, y para nosotros, para darnos la gracia para vencer la tentación”, ha subrayado.

El triunfo del mal: las guerras

En este sentido, ha continuado: “Esta preparación consiste en luchar contra el espíritu del mal, es decir, contra el demonio. También para nosotros la Cuaresma es un tiempo de ‘agonismo’ espiritual, de lucha espiritual: estamos llamados a enfrentar el mal a través de la oración para poder, con la ayuda de Dios, ganarlo en nuestra vida diaria”. Y ha añadido: “Lo sabemos, el mal lamentablemente está funcionando en nuestra existencia y en nuestro entorno, donde ocurre la violencia, el rechazo del otro, los cierres, las guerras, las injusticias”.

Al término de la oración mariana, el Papa ha recordado que la Cuaresma “es un tiempo de penitencia, sí, ¡pero no es un momento triste! Es un momento de penitencia, pero no es un momento triste de luto. Es un compromiso alegre y serio deshacerse de nuestro egoísmo, nuestro viejo hombre, y renovarnos de acuerdo con la gracia de nuestro bautismo”.

Todos los jóvenes al Sínodo

Tras el rezo del Ángelus, Francisco ha comunicado que en un mes, del 19 al 24 de marzo, cerca de 300 jóvenes de todo el mundo se congregarán en Roma para la reunión preparatoria para el Sínodo de octubre. Sin embargo, “deseo encarecidamente que todos los jóvenes puedan ser protagonistas de esta preparación. Por lo tanto, podrán intervenir en línea a través de grupos lingüísticos moderados por otros jóvenes”, ha explicado.

La contribución de los grupos online se agregará a la de la reunión de Roma. “Queridos jóvenes, pueden encontrar información en el sitio web de la Secretaría del Sínodo de los Obispos. ¡Gracias por tu contribución para caminar juntos!”, ha dicho.

Saludo a los presos

Antes de finalizar, se ha dirigido a los presos. “Al comienzo de la Cuaresma, que – como dije – es un camino de conversión y de la lucha contra el mal, quiero dirigir un saludo especial a las personas detenidas: queridos hermanos y hermanas que están en prisión, animo a cada uno de ustedes a vivir el período de Cuaresma como una oportunidad para la reconciliación y la renovación de la propia vida bajo la mirada misericordiosa del Señor. Él nunca se cansa de perdonar”.

Por último, ha pedido que recen por él y “por los colaboradores de la Curia Romana, que esta noche comenzaremos la semana de Ejercicios Espirituales”.

Noticias relacionadas
Actualizado
18/02/2018
Compartir