Tres películas para el fin de semana (24-26 de noviembre de 2017)

Cada viernes, ‘Vida Nueva’ te acerca sus recomendaciones en pantalla grande (o no tanto)

Fotograma de 'Asesinato en el Orient Express'

El estreno de la semana: ‘Asesinato en el Orient Express’


Kenneth Branagh es el nuevo Hércules Poirot en la última adaptación de la exitosa novela de Agatha Christie que él mismo dirige. Un viaje a bordo del mítico Orient Express, acompañado por un reparto estelar (Penélope Cruz, Willem Dafoe, Judi Dench, Johnny Deep, Michelle Pfeiffer…) que esconde al culpable de un homicidio ocurrido durante la noche.

Mientras el famoso detective belga trata de dar con el asesino entre el pasaje, el tren atraviesa paisajes nevados que bien podrían ser una metáfora de este remake. La impecable puesta en escena o la dirección del cineasta británico resultan tan frías que la intriga propia del thriller descarrila antes de lo esperado.

A medida que los sospechosos desfilan por pantalla, el espectador se va reafirmando en la impresión de que para esta aventura no se requería semejante equipaje. Mucho más si uno ha tenido la oportunidad de recorrer el mismo trayecto guiado por el gran Sidney Lumet y en compañía de apellidos tan ilustres como Bacall, Bergman, Connery o Redgrave. Eso sí, siempre puede ser una buena excusa para revisitar los clásicos… y comparar.

Todavía en cartelera: ‘El autor’


El móvil, un breve relato de juventud que supuso el bautismo literario de Javier Cercas hace ya tres décadas, da el salto a la gran pantalla de la mano de Manuel Martín Cuenca con esta historia sobre un individuo corriente (el omnipresente y sobresaliente Javier Gutiérrez) empeñado en escribir una novela que trascienda. ¿Tendrá talento para ello?

Durante el caluroso verano sevillano de 2017, tras varias decisiones que cambiarán su vida, nuestro protagonista trata de poner negro sobre blanco un texto a la altura de sus expectativas. Momento que elige el realizador andaluz para desplegar todo su arsenal narrativo y regalarnos una sátira envenenada en torno a las posibilidades (y trampas) de la realidad cuando se aspira a construir una ficción.

Un vecindario de lo más variopinto (atención a Adelfa Calvo en su papel de portera) y la obsesiva pretensión de su personaje por ahuyentar el fantasma de la mediocridad se convierten en sus mejores aliados. O no. El resultado es una película tan compleja y perversa como brillante, que nos lleva de la risa al escalofrío por los indescifrables laberintos humanos. No se la pierdan.

Ya en DVD: ‘Lo que de verdad importa’


El curandero del título original (The healer) es un joven sin familia cercana y acosado por las deudas, que reparte el tiempo entre arreglos técnicos varios y su adicción a las apuestas. Hasta que la sorprendente aparición de un tío carnal le brindará la posibilidad de saldar sus cuentas pendientes, con una condición: deberá viajar a Nueva Escocia y establecerse en un pequeño pueblo canadiense durante un año.

Su acogida propicia encuentros y situaciones que, pese a abusar de lugares comunes, funcionan bien en pantalla. No se puede decir lo mismo de la tensión –dramática y dialéctica– que surge entre el todavía incrédulo sanador y sus entregados seguidores, impulsada por preguntas y reflexiones en voz alta que se nutren de tópicos bienintencionados.

Por fortuna, la irrupción en escena de una adolescente con cáncer terminal no solo le permitirá al curandero tomarse en serio sus “poderes”, sino que ayuda a recobrar el pulso narrativo. La vocación benéfica de la cinta dirigida por Paco Arango y la fotografía de Javier Aguirresarobe contribuyen a alejar el recuerdo de otro telefilme más de sobremesa.

Actualizado
24/11/2017
Compartir