ATE: “Nuestra querida Iglesia española es todavía muy masculina y poco abierta a cambios”

  • La Asociación de Teólogas Españolas reflexiona en sus XV Jornadas sobre las reformas en la Iglesia
  • “Una democratización de la organización eclesial hace a la institución más santa”, dice su presidenta, Silvia Martínez Cano

Asociación de Teólogas Españolas junta directiva 2016

Alrededor de un centenar de teólogas se reúne este fin de semana del 11 y 12 de noviembre en Madrid para reflexionar sobre Reforma y reformas en la Iglesia. Miradas críticas de las mujeres cristianas. Se trata de las XV Jornadas de la Asociación de Teólogas Españolas (ATE), que además, este año, conmemoran el 25º aniversario de su creación. “Somos una asociación que ha ido creciendo a la vez que crecía la concienciación de la Iglesia local y universal de la necesidad de formación y de participación de las mujeres, religiosas o seglares, en la vida de Iglesia”, señala a Vida Nueva su presidenta, Silvia Martínez Cano.

PREGUNTA.- Una cuarto de siglo de reflexión teológica desde una perspectiva de mujer. ¿En qué se ha concretado?

RESPUESTA.- La actividad teológica de las mujeres españolas ha sido muy fructífera a lo largo de estos veinticinco años. Hemos pasado de no tener ningún tipo de presencia en las universidades e institutos teológicos a estar representadas al menos entre un mínimo de un 6% y un máximo de un 20%. Como ves, no llegamos todavía al tercio, no digamos a la mitad.

En España, la renovación del Concilio engendró movimientos de mujeres creyentes en los años 80. Y ellos cristalizaron, en los años 90, en una asociación, la Asociación de Teólogas Españolas, que tiene como objetivos dar visibilidad a la reflexión sobre Dios desde la perspectiva femenina y feminista. La asociación quiere reconocer este año el trabajo de esta generación de teólogas que reivindicaron un espacio de la Iglesia, recordando, con su vida y su actividad teológica, que las mujeres tenemos mucho que aportar a la teología.

Relevo generacional de teólogas

P.- ¿Cuántas teólogas forman la asociación? 

R.- Somos una asociación que ha ido creciendo a la vez que crecía la concienciación de la Iglesia local y universal de la necesidad de formación y de participación de las mujeres, religiosas o seglares, en la vida de Iglesia. Actualmente, somos unas 70 mujeres. Somos, además, una asociación ecuménica, teniendo entre nosotras a teólogas de otras Iglesias hermanas.

Hoy estamos viviendo un relevo generacional de teólogas que han podido estudiar teología con más o menos facilidad. Algunas trabajan en distintas instituciones y universidades. Otras están implicadas en los movimientos sociales o en acciones eclesiales en diálogo con la cultura o son líderes de sus propias congregaciones religiosas.

P.- En estos años, ¿percibe un cambio en el perfil de las teólogas o ha permanecido invariable?

R.- Hay también teólogas seglares, madres de familia, que forman parte de familias carismáticas o son parroquiales. A todas ellas les une la conciencia de que la Iglesia acoge a sus miembros en la diversidad de procedencias y carismas.

En este sentido, cada aportación es única y valiosa, y la aportación de las mujeres, en su diversidad, enriquece la vida de la Iglesia y su encuentro con el Dios de Jesucristo.

Miembros de la Asociación de Teólogas españolas durante una reunión en las jornadas celebradas en Madrid en 2016

Un grupo de teólogas durante uno de los encuentros de la ATE

Cambios importantes, pero aún insuficientes

P.- Y en este período, ¿ha cambiado la mirada de la Iglesia en España con respecto a la teología hecha por mujeres?

R.- La Iglesia española todavía tiene por delante un trabajo de género importante. Con ello quiero decir que, en veinticinco años, los cambios han sido importantes, pero todavía insuficientes.

Nuestra querida Iglesia española es todavía muy masculina, poco abierta a los cambios y, en algunos casos, posee todavía prejuicios hacia las mujeres creyentes que se expresan con libertad. Una de las barreras que nos encontramos frecuentemente en los espacios eclesiásticos es que se piensa que las mujeres solo podemos hablar de cosas de mujeres, de la familia, etc.

Son frecuentes generalizaciones sobre cómo debemos ser como mujeres creyentes. También la creencia de que “el genio femenino” solo puede centrarse en cuestiones del cuidado, la caridad eclesial o la catequesis.

En más de una ocasión repetimos que las teólogas podemos hablar de muchas más cuestiones que no son específicamente de mujeres, porque para nosotras, hacer teología desde una perspectiva de mujeres significa hablar de las cuestiones que incumben a Dios y a la Iglesia en general, para hombres y mujeres.

La reforma, en tres niveles

P.- Uno de los temas que se desarrollarán en estas XV Jornadas de la ATE abordará las “reformas que queremos las mujeres en la Iglesia”. ¿Qué reformas son esas?

R.- Las jornadas de este año se centran en el concepto de reforma (semper reformanda) que se da en el caminar de la Iglesia y en la concreción de esta afirmación en reformas concretas en nuestras iglesias. Las reformas que piden las teólogas tienen que ver con el quehacer teológico (visibilización en la teología académica y su reconocimiento, por ejemplo) y con la organización eclesial de Iglesia (el reparto de responsabilidades, la toma de decisiones, presencia en los ministerios ordenados y laicales… etc.).

Es decir, queremos intervenir en los tres niveles de procesos de reforma: la maduración de la conciencia colectiva eclesial en cuanto a la forma de “ser” Iglesia; el cambio de la vida social y eclesial de nuestras comunidades; y la reforma de las estructuras participativas, decisionales y organizativas.

Creemos que una descentralización y democratización de la organización de la Iglesia en la práctica cotidiana de sus comunidades hace a la Iglesia más santa y estamos dispuestas a comprometernos con esta tarea.

Apostamos por una Iglesia que reflexiona sobre sí misma y busca respuestas para los retos del hoy. Las mujeres son uno de esos retos. Sentémonos a hablar de ello.

Actualizado
11/11/2017
Compartir