Proyecto Adorar: rezar no entiende de fronteras físicas

Una parroquia de Santander abre su adoración eucarística a Internet

Proyecto Adorar, adoración eucarística en la Parroquia de la Anunciación de Santander

VICENTE L. GARCÍA | Los frutos de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) siempre han sido una constante tras estas multitudinarias manifestaciones de fe. Algunos han sido personales y han provocado cambios radicales de vida en muchos jóvenes. Otros lo han sido colectivos. Aquí es donde entra el Proyecto Adorar, que, al abrigo de la céntrica parroquia de La Anunciación, en Santander, lleva ya tres años organizando una adoración eucarística por jóvenes y para jóvenes, aunque también es ofrecida a los viandantes en las puertas del templo y a todo el mundo a través de Internet.

Así, todo aquel que lo desee, tiene una cita con Jesús. ¿Cuándo? Cada jueves, desde las 20:30 hasta las 23:00 horas. ¿Y dónde? Si es en persona, en esta sencilla iglesia situada frente a la catedral. Si no, la opción virtual es a través de la web.

Joaquín Rodríguez es uno de los jóvenes responsables de esta acción pastoral desde su génesis: “Con motivo de la JMJ celebrada en Madrid en 2011, en la parroquia acogimos, en los días previos, a un grupo de peregrinos de Suiza. Ellos nos contaron cómo su pastoral se centraba fundamentalmente en el Proyecto Adorar. Posteriormente, y durante la vigilia eucarística en Cuatro Vientos, a muchos nos vino a la cabeza la experiencia de este grupo de Suiza y, al regreso a casa, planteamos en la parroquia la posibilidad de organizar algo similar”.

El párroco de La Anunciación, Álvaro Asensio, no solo acogió con agrado la propuesta, sino que manifestó cómo la idea llevaba tiempo rondando en su cabeza esperando el momento: “Durante mis años de estudio en Roma, conocí una experiencia similar y siempre pensé que algo así podría hacerse en Santander”.

“Al principio, la gente vino por curiosidad –recuerda Joaquín–. Pero ya nos sorprendió ver cómo las personas se iban enganchando y crecía el número de participantes cada semana”.

Una vela a golpe de clic

Además de por la página de la parroquia, la Red permite también una participación activa a través de las redes sociales, en sus cuentas de Facebook, Twitter o en el chat de la propia web. Varios jóvenes atienden este servicio online con el compromiso de trasladar todas aquellas peticiones y hacerlas presentes encendiendo una vela.

Proyecto Adorar: rezar no entiende de fronteras físicas [íntegro solo suscriptores]

En el nº 2.880 de Vida Nueva

Actualizado
31/01/2014
Compartir