Lenguaje y pastoral, claves de la popularidad del Papa

Federico Lombardi, jesuita, portavoz de la Santa Sede, en una conferencia en Toledo

El portavoz vaticano afirma en Toledo que no hay estrategia de comunicación alguna

Federico Lombardi, jesuita, portavoz de la Santa Sede, en una conferencia en Toledo

Lombardi en Toledo

J. FANDIÑO | Aunque ya se advertía que el estilo de Francisco no era sino producto de su forma de ser, ya mostrada en su etapa como cardenal arzobispo de Buenos Aires, el portavoz de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi, lo confirmó durante su presencia en Toledo, donde pronunció, el pasado 27 de enero en el Instituto Teológico de San Ildefonso, una conferencia titulada Reflexiones y experiencias sobre la comunicación de tres papas.

En concreto, dijo que la popularidad de Francisco no tenía nada que ver con una estrategia de comunicación perfectamente diseñada, aunque sí reconoció que los colaboradores del Papa en este ámbito intentan hacer su trabajo lo mejor posible. “Les puedo asegurar que, en comparación con el pontificado anterior, no se ha iniciado en el Vaticano una nueva estrategia de comunicación en el sentido de un estudio previo de las actividades, discursos o gestos del Papa con el fin de llamar la atención de los presentes y tener éxito. No hay nueva estrategia planificada desde un despacho”, apuntó Lombardi en declaraciones recogidas por Europa Press.

En su opinión, el interés que ha suscitado Jorge Mario Bergoglio desde que accedió al papado tiene su fundamento, sobre todo, en “su enfoque pastoral y en su lenguaje, que es fácilmente entendible y acogido por la gente”. También en su cercanía, presente en los “abrazos y besos que generosamente prodiga”, y su capacidad para ser “fuente inagotable de imágenes”.

De todo este tiempo, el portavoz vaticano destacó “la brillante idea” del Papa, durante el viaje camino de Brasil, de saludar a todos los periodistas personalmente y, a la vuelta, “la interminable entrevista de una hora y veinte minutos”. Así, reconoce que Francisco tiene “un extraordinario carisma de comunicador”.

Los predecesores

Pero Lombardi no solo elogió al actual Pontífice, sino también a sus dos predecesores más inmediatos: Juan Pablo II y Benedicto XVI. Del primero dijo que siempre fue muy consciente de la importancia de los medios de comunicación para que el mensaje llegase, mientras que del segundo valoró su “gran nobleza intelectual”.

Para Lombardi, el papa emérito “nunca descartó ninguna pregunta difícil”, al tiempo que destacó “su enorme capacidad de expresar su pensamiento limpio, de una manera clara, ordenada y concisa, sin inseguridad”. Por eso le considera “un maestro de la comunicación”.

En el nº 2.880 de Vida Nueva

Actualizado
30/01/2014
Compartir