San Salvador abre su nueva oficina defensora de los derechos humanos

J. L. CELADA | El Arzobispado de San Salvador cuenta, desde este mes de enero, con una nueva oficia defensora de los derechos humanos, encargada de revisar los casos de violaciones que se producen en la actualidad y los que tuvieron lugar durante la guerra civil (1980-1992) que vivió el pequeño país centroamericano.

Según adelantó días atrás en rueda de prensa el arzobispo José Luis Escobar Alas, este organismo, que lleva el nombre de Tutela de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de San Salvador, está dirigido por el sacerdote Luis Alonso Coto, quien tendrá a su cargo a un equipo de abogados, psicólogos y otros profesionales que atenderán a las víctimas de violaciones a derechos fundamentales.

El prelado explicó que la oficina recién abierta, además de atender nuevos casos de violaciones, retomará también procesos en curso que tramitaba la extinta Oficina de Tutela Legal del Arzobispado (OTLA), cerrada el pasado mes de octubre, entre la sorpresa de la Iglesia local y la indignación de los trabajadores, después de que el propio arzobispo alegara que se habían descubierto “irregularidades” financieras y administrativas en su gestión.

Escobar aprovechó su última comparecencia para zanjar cualquier polémica por el cierre de la OTLA, a la que definió como “un oasis de respeto, seguridad y dignificación para las víctimas de la violencia y para los pobres en El Salvador”, destacando el “importante” papel jugado en la defensa de cuantos sufrieron violaciones de los derechos humanos durante el conflicto salvadoreño.

“A través de la Oficina de Tutela Legal del Arzobispado, la Iglesia acogió, consoló y buscó justicia para las víctimas”, insistió el hoy sucesor de Óscar Arnulfo Romero en la sede primada, al tiempo que recordó que la nueva oficina buscará “siempre estar del lado de los más necesitados”.

En el nº 2.879 de Vida Nueva

Actualizado
23/01/2014
Compartir