Primero de Mayo: por una economía más humana

Comunicados de HOAC, JOC, MTC y Hermandades del Trabajo

manifestación en el Día del Trabajo 1 mayo 2012

Manifestación del Primero de mayo 2012

F. OTERO | Coinciden las dos notas publicadas, con motivo del 1º de Mayo por la HOAC, la JOC y las Mujeres Trabajadoras Cristianas (MTC), por una parte, y las Hermandades del Trabajo, por otra, en señalar que el modelo económico actual debe cambiar a uno que ponga a la persona en el centro, en la línea de la Doctrina Social de la Iglesia.

Así, en un comunicado conjunto titulado Construir un futuro nuevo, la HOAC, la JOC y la MTC apuntan que “la mercantilización del trabajo y las políticas que se vienen practicando, están quebrando el Estado de Bienestar, devaluando el sector público y recortando en servicios y prestaciones”.

“Están profundizando la desigualdad estructural que sufre el mundo obrero y del trabajo, continúan debilitando las relaciones laborales sin garantizar la seguridad de una vida digna para las personas, y están aumentando la vulnerabilidad que sufren las mujeres y los hombres del trabajo, especialmente sus sectores más débiles”, añaden.

En este sentido, estas organizaciones denuncian que la economía se ha construido “de espaldas al trabajo y a las necesidades de las personas”. “Con los actuales niveles de desempleo, las personas nos vemos presionadas a trabajar bajo condiciones precarias, inseguras y con salarios indecentes. Y de la precariedad a la exclusión hay un margen muy pequeño”, agregan.

Por ello, apuestan por las “relaciones de comunión, guiadas por el amor al prójimo”, pues vivir la comunión “es la expresión de Dios en nuestras actividades cotidianas: empresas, familias, bancos, políticos y políticas, sindicatos… La comunión nos exige una transformación de nuestros modos de sentir, pensar y actuar (…)”. “Y para construir una sociedad humuana es ineludible luchar por el derecho al trabajo y un trabajo decente, tal y como lo ha definido Benedicto XVI en la encíclica Caritas in Veritate”, concluyen.

Por su parte, las Hermandades del Trabajo apuntan que la persona debe ser “el centro y eje de la vida social, política y económica”, que se debe promover “un reparto justo de los costos sociales”, así como una solidaridad efectiva con parados y pensionistas. “En el horizonte de todo compromiso se ha de poner el bien común y la solidaridad de modo que se garantice la equidad”.

En el nº 2.845 de Vida Nueva.

Actualizado
26/04/2013
Compartir