Verónica Murguía: “He querido ver que la guerra quizás tiene cura”

La autora mexicana gana, con ‘Loba’, la 35ª edición del Gran Angular, de la Fundación SM


JUAN CARLOS RODRÍGUEZ | La ciencia ficción es capaz de enfrentar la verdad de lo que sucede alrededor de nosotros de un modo más directo y eficaz que la propia novela realista. La historia de la literatura está repleta de formidables ejemplos. Loba, la novela con la que la escritora, traductora y periodista Verónica Murguía (México DF, 1960) ha ganado el premio de literatura juvenil Gran Angular de SM –con una dotación de 35.000 euros, la mayor en su categoría en todo el mundo–, es ya uno de esos libros.

“A pesar de ser una novela fantástica –explica la autora–, muchas de las ideas que hay en sus páginas sobre la violencia y la fragilidad de la vida surgieron de la situación que se vive en México desde fines del siglo pasado. Hay momentos en los que parece que todo conspira en favor de la muerte y la crueldad; que la resistencia es inútil. Y aun así hay quien se opone, quien levanta la voz por los otros. Yo soy testigo. Observo desde un mundo que inventé, pero lo que miro es verdad y recogí lo que pude, sin endulzarlo, para depositarlo en el libro”.Verónica Murguía, escritora mexicana, ganadora premio Gran Angular 2013

Murguía se define, “ante todo”, como “una lectora que padece el vicio incurable de la curiosidad. Además, soy escritora, seguramente debido al impulso de continuar, a mi manera, los libros que amo. Por supuesto, siempre insatisfecha, regreso a ellos”. Y cita títulos como: “El Libro de la selva, El Aleph, El otoño del patriarca, El Señor de los Anillos”. Y autores imprescindibles como “Marcel Schwob, Ursula Le Guin, Juan Rulfo o historiadores como Georges Duby”. Un altar más allá de la ciencia ficción: “Mi biblioteca –dice– es uno de mis lugares favoritos en el mundo”.

Entre la épica y la ética

Vive en México DF. Y ha publicado una docena de libros para niños, tres novelas (Auliya, El fuego verde y Ladridos y conjuros) y un libro de cuentos, El ángel de Nicolás. Ahora suma Loba, con un galardón al que se presentó, afirma, “por el prestigio de la colección, porque es SM, porque Gran Angular me parece el sello que debe presidir la novela”.

La obra ganadora del Gran Angular es, según el jurado convocado por la Fundación SM, “innovadora en el género fantástico, con gran belleza literaria, que recrea un mundo poderoso y original donde los personajes hacen un trayecto vital a través de temas universales”. Una fantasía épica medieval con una princesa indómita llamada Soledad como protagonista, que emprende un viaje iniciático que le enfrentará a dragones, unicornios y a su propio destino.

Loba es mi versión de una vieja historia. La mujer guerrero, la caza del unicornio, la dualidad entre el ‘bárbaro’, así, entrecomillado, y la ‘civilización’; entre el amor y la guerra; entre la épica y la ética entendida como compasión. Todo esto enmarcado en una Edad Media hipotética, pero llena de datos verdaderos, a veces más sorprendentes que cualquier fantasía”.

La entrevista con Verónica Murguía y también con David Fernández Sifres, ganador del Premio Barco de Vapor 2012, en el reportaje completo, disponible solo para suscriptores.

Entrevista con Verónica Murguía [íntegra]

En el nº 2.844 de Vida Nueva.

Actualizado
23/04/2013
Compartir