La Vida Religiosa pide y ofrece una nueva primavera

JOSÉ MARÍA ARNAIZ. Sacerdote marianista

monja

“Aquí se cuenta cómo, hace poco, milagrosamente, se apareció la perfecta Virgen santa María Madre de Dios, nuestra reina, allá en el Tepeyac, de renombre Guadalupe ¿No estoy aquí yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?” (Nican Mopoua). Con estas palabras de Santa María de Guadalupe, la Hna. Mercedes Casas, F.Sp.S., Presidenta de la CLAR, hizo la apertura de la XLII Junta Directiva y del VII Encuentro de Secretarios, en la ciudad de México, celebrada entre los días 25 de febrero y 2 de marzo. Mercedes nos invitó con guitarra en mano a abrir la puerta de la casa, la puerta de Betania, para que el Espíritu Santo visite la casa de la Vida Religiosa y deje entrar las voces y los clamores de los sujetos emergentes de manera que “Escuchemos a Dios donde la vida clama”, lema de los tres próximos años.

Nos juntamos 51 religiosas y religiosos: Presidencia de la CLAR, Equipo Teológico, Presidentes de 21 Conferencias de las 22 que forman la CLAR. Fuimos muy bien acogidos por la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México (CIRM). Su presidente, el P. Fernando Torre, MSPS y la junta directiva contribuyeron mucho al éxito del encuentro. Buena la tarde pasada con los religiosos del país; estupendo el encuentro con Mons. Carlos Aguiar, Presidente del CELAM; significativo por la intensa comunión eclesial que vivimos y el mensaje fuerte que nos dejó.

A lo largo de estos días hemos tomado conciencia de la realidad de nuestros pueblos y de la Iglesia; de  una manera especial de la misma Vida Consagrada. Percibimos que hay vida pero que nos quedamos demasiado en discursos; hay que pasar a las propuestas y sobre todo a las grandes acciones. Nos encontramos en búsqueda de nuevas alternativas que respondan evangélicamente a los desafíos, a los nuevos escenarios y a los sujetos emergentes.

virgen-de-guadalupe-en-lienzo-canvas-bbf_MLM-F-77019443_5918En esa dirección y dinámica nos deja el Horizonte Inspirador de la CLAR, que contiene el Plan Global estupendamente editado y originalmente diseñado por la Editorial PPC. Plan que animará la vida de nuestras Conferencias en los próximos tres años. En él se nos pide ser casa de encuentro, comunidad de amor y corazón de humanidad. Si hacemos nuestro el Horizonte y el icono de  Betania y lo vivimos con lucidez y audacia, llegaremos a una forma nueva de Vida Consagrada. El icono de Betania es muy potente. Nos pide entrar en la dinámica de la resurrección. Hacer todo nuevo; acertar a pasar por una muerte que nos da vida; encaminarnos a la Vida Religiosa nueva que hay que identificar, describir, proponer y vivir.

Queremos asumir como criterio de acción el promover y acompañar personas, comunidades, formas nuevas de Vida Consagrada. Es urgente. Escuchar a Dios donde la vida clama significa también escuchar a los religiosos que también claman y piden otra cosa y tienen ganas de llegar a la meta y para ello ponerse en camino. Ello pide, según el Plan, centrarse en la Palabra y el Espíritu, cimentar nuestras personas en el encuentro personal y comunitario con Jesucristo vivo, moverse y actuar en los escenarios prioritarios y en profunda comunión con los sujetos emergentes de América Latina y el Caribe, cambiar estructuras de vida y misión. Así entramos por los caminos inciertos, en los que quizás nos equivoquemos en algo pero las ganas de vivir con intensidad y generosidad que se advirtió en el encuentro eran muchas.

Actualizado
24/03/2013
Compartir